La implementación de Solvencia II que está incluido entre las normas que se contempla en la reciente aprobada ley de seguros y fianzas provocará que los requerimientos de capital en las empresas incrementen entre un 25 y un 35%, según se desprende de un análisis realizado basándose en los modelos europeos, explicó Arias. Por este motivo, en el caso de las reservas técnicas, “dado que hoy tienen márgenes prudenciales muy elevados se podría esperar una pequeña reducción que según nuestros cálculos preliminares podría ser de alrededor del 10%”, explicó.

De esta forma subrayó que las estimaciones podrían cambiar, dependiendo de los modelos de Solvencia II que se apliquen en México. “Con el nuevo sistema, se van a calcular los requerimientos de capital para algunos de los activos en caso de que hubiera riesgos potenciales de que éstos pierdan su valor”, precisó el director general de la AMIS.

En las reformas a la Ley sobre el Contrato del Seguro, destacan que los asegurados y las compañías podrán pactar los plazos de pago de las pólizas, además de especificaciones sobre la contratación de seguros obligatorios. Durante la rueda de prensa declaró que la regulación secundaria que resultará de la ley de seguros y fianzas debe contemplar todos los modelos para definir Solvencia II, una reducción en los periodos de retorno para riesgos catastróficos y un mejor gobierno corporativo. Por todo esto, destacó que, para 2013, el sector se enfrentará una etapa muy ardua de negociaciones con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, para definir la regulación secundaria.

En esta línea, el sector asegurador pedirá a las autoridades que la circular única (regulación secundaria) contemple el periodo de retorno para el cálculo de las reservas de un evento catastrófico, como huracanes o terremotos, pase de 1.500 años a 600 años. “Consideramos demasiados prudentes los criterios que sostienen las autoridades para determinar los requerimientos. Hemos hecho una serie de estudios para llevar propuestas buscando que se dé el nivel de prudencia razonable que permita que estemos en un equilibrio adecuado”, apuntó Arias.

Otros de los elementos que el sector asegurador negociará con las autoridades es que se promueva la innovación y modernización para el registro de nuevos productos “que protejan al consumidor, que garantice la suficiencia de las tarifas, pero que también promueva la innovación y la modernidad, porque es parte de la plataforma de esta ley, y también porque es parte del Plan de Desarrollo del sector asegurador, el que se desarrolle mucho la inclusión financiera, que es uno de los grandes temas que, como ustedes saben, se trabajó y lo propuso México ahora que presidió muy exitosamente el G20”.

En cuanto a otras cuestiones reseñadas durante la rueda de prensa, el director de la AMIS explicó que los seguros ayudan a desarrollar la economía, “si nosotros siguiésemos creciendo inercialmente en 2016 estaríamos esperando una participación del seguro en el Producto Interno Bruto de 2,2 puntos porcentuales y con los proyectos del plan de desarrollo estratégico del sector asegurador estaríamos hablando de que podríamos llegar al 2,45%”. De hecho, apuntó Arias, “en el año 2012 quedamos por encima de lo que esperábamos crecer con base en el impacto del plan de desarrollo. En 2012 estamos estimando que vamos a crecer más o menos un 9,5%, en términos reales”.

COMPARTIR