La Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) ha mantenido un encuentro con los actores del seguro para hablar sobre la reforma. Consultores, directivos y abogados manifestaron su opinión al respecto. La intención del regulador era potenciar el Plan Nacional Estratégico del Seguro (PlaNes) en el que viene trabajando desde 2012 y en el que se deben plantear los objetivos del seguro para la próxima década.

CAPITAL MÍNIMO REQUERIDO Y BANCASEGUROS

En estas reuniones se ha planteado algunas modificaciones por el lado del capital mínimo requerido. En la actualidad se calcula en base a los porcentajes de las primas y la reforma plantea que se haga por la solvencia de la compañía. Es, de hecho, una de las recomendaciones del Banco Mundial en las que trabaja el Gobierno para que no se perjudique a las aseguradoras más chicas.

Otro de los temas que se trataron fue la influencia de los bancos con la intención de limitar su poder. Las aseguradoras quieren restringir su rol como intermediarios, al igual que ha ocurrido en países como Ecuador recientemente.

El regulador argentino también se ha reunido con distintas organizaciones de consumidores. En estas reuniones se ha pedido al Ejecutivo que la ley posibilite que el seguro sea más ‘amigable’ para los clientes y se aumente la solvencia de las compañías.

MÁS PRODUCTOS OBLIGATORIOS

Otras de las propuestas que baraja la nueva regulación es aumentar la obligatoriedad de ciertos seguros. Concretamente, se quiere masificar el seguro rural puesto que los productores agrícolas piden más facilidades para poder contratar seguros multirriesgo, especialmente después de las pérdidas que tuvieron el año pasado a causa de la sequía. Desde el Gobierno se reconoce que se trata de un sector que “hace tiempo se está estudiando para reformar”.

En los últimos ocho años las primas totales del mercado asegurador en Argentina han aumentado un 175%, impulsado especialmente por el ramo de Autos y los Riesgos del Trabajo.