Además, el estudio muestra que existe una coincidencia entre todas las mujeres encuestadas sobre la educación de sus hijos. Todas concuerdan en la importancia de ayudar a pagar la educación de los más pequeños y aproximadamente la mitad de las mujeres sienten que tienen una fuerte responsabilidad de financiarles la universidad. Algo distinto ocurre con la responsabilidad de ayudar a sus hijos a comprar su primera vivienda ya que menos del 10% de las encuestadas siente la obligación de ayudar financieramente en este aspecto.

En la situación contraria, los hijos sienten la necesidad de ayudar a sus padres o suegros en el caso de tener problemas financieros o relacionados con la salud. Alrededor de la mitad de las mujeres americanas de cualquier generación sienten la responsabilidad de cuidar y dar alojamiento a sus padres si tienen dificultades económicas. Aun así, los padres pueden ser, en ocasiones, reacios a aceptar el auxilio. Las mujeres piensan en ahorrar lo suficiente para la jubilación y, así, evitar tener que recurrir a la asistencia de los miembros de su familia.

EL 80% DE LAS MUJERES MADURAS TIENEN UN SEGURO DE VIDA

Otro dato que revela el estudio es que las mujeres necesitan que sus hijos dispongan del dinero suficiente en caso de muerte inesperada de sus progenitores. Por ello, tener un seguro de vida parece ser frecuente entre las mujeres maduras, y menos en las generaciones más jóvenes. El 80% de las mujeres entre 50 y 65 años dice tener algún tipo cobertura de seguro de vida, ya sea a través de su trabajo o contratado por su cuenta; en el caso de las mujeres entre 35 y 45 años, el 70%; y en las más jóvenes, el 56%.

De esta forma, la razón más frecuente para ellas a la hora de contratar un seguro de vida es dar apoyo financiero a sus hijos, seguido por el deseo de apoyar a su cónyuge.

El motivo por el cual algunas mujeres no cuentan con un seguro de vida es porque sienten que no lo necesitan por la seguridad financiera de todos los beneficiarios (40%- 50%), o porque no están seguras de necesitarlo, como es el caso de las generaciones más jóvenes.

Patricia Jiménez Morente, responsable de Marketing & Comunicación de METLIFE IBERIA explica que “esta investigación pone en relieve que para las mujeres de todas las generaciones el bienestar emocional y financiero de sus familias es una prioridad a pesar de que puedan tener enfoques particulares”.