Javier Murillo, consejero-director general de SEGURCAIXA ADESLAS, abrió el encuentro hablando del contexto económico. Afirmó que es necesaria una “revisión del modelo económico y del modelo sanitario”. En cuanto al papel del seguro para los empleados, indicó que “es el beneficio social más valorado por los trabajadores” y una valiosa herramienta para “atraer y retener profesionales”. Además, anotó que los sistemas de seguro colectivo son “un elemento clave de la sostenibilidad de la sanidad del futuro”.

A continuación, Richard Scheffler, profesor de Economía de la Salud y Política Pública de la Universidad de California (Berkeley), se detuvo en el impacto de la crisis económica en los recursos humanos dedicados a la sanidad en los países de la OCDE. Remarcó que, a pesar de la crisis, en España sigue creciendo el número de licenciados en Medicina (+3%), lo que conduce a un incremento del desempleo y al descenso en la remuneración. Asimismo, destacó las “enormes diferencias” de salario entre las distintas comunidades autónomas. Por el contrario, aunque el número de enfermeros crece (+5,5%), continúa siendo bajo respecto a otros países de nuestro entorno. Además, señaló que pese al incremento del gasto per cápita en sanidad, el nivel de España es más bajo que el de nuestros vecinos.

Albert Cairó, director del área Canal Empresas de SEGURCAIXA ADESLAS, presentó a Julián García Vargas, exministro de Sanidad, quien repasó la situación del sector sanitario. Entre otros asuntos, se refirió al incremento del gasto sanitario y a la aparición de problemas como los retrasos de la Administración en los pagos a las farmacias o los conciertos médicos. Además, denunció la excesiva construcción de hospitales, desaprovechando la capacidad de concierto existente en muchas comunidades autónomas. Asimismo, lamentó la dispersión de las políticas sanitarias entre las diferentes comunidades e incidió en que “hemos de tener una gestión más profesionalizada y menos politizada”. Además, indicó que “la parte pública de la sanidad no va a colapsar”, pero van a venir años difíciles, con más copagos, reducción de prestaciones y aumento en las listas de espera, por lo que “se abren mayores espacios para el sector privado en la provisión, gestión y aseguramiento”, con oportunidades para la colaboración entre el sector público y privado.

SEGURO DE SALUD EN LA EMPRESA

La jornada prosiguió con un panel acerca del seguro de Salud en la empresa, moderado por Francisco J. Fernández, director de 'Diario Médico' y 'Correo Farmacéutico'. José Alberto Garrido, responsable del departamento de Medicina Asistencial de Iberdrola, ofreció su visión como cliente y señaló algunas de las ventajas del seguro colectivo de Salud, como la alta valoración por parte del personal, la mejora del presentismo (reducción de listas de espera y adaptación de los horarios médicos a los horarios laborales).

El punto de vista del prestador fue ofrecido por José Ramón Rubio, vicepresidente del grupo hospitalario Quirón, quien ofreció algunos datos sobre el peso de la sanidad privada en nuestro país. Por ejemplo, anotó que supone el 26% del gasto sanitario en España y representa un 2,5% del PIB. Además, no solo resaltó la atención médica prestada, sino también la labor de las instituciones privadas en la investigación y la docencia.

Leo Pesquera, responsable para Iberia del área de Salud y Beneficios para Empleados de Mercer, quien defendió el rol del bróker y las ventajas que ofrece para el cliente y la aseguradora. Así, comentó que el mediador aporta asesoramiento, adaptación y el mejor precio a la empresa. Y para la aseguradora, el corredor es un canal de distribución valioso, eficiente y que le permite identificar nuevas coberturas y acercarse al cliente. Finalmente, Ignacio Riesgo, director de Sanidad de PricewaterhouseCoopers, contempló el seguro de Salud en la empresa desde la óptica del consultor, destacando el crecimiento del seguro colectivo, impulsado especialmente por la desgravación que supone para la empresa y la desaparición de las antiguas entidades colaboradoras.

SALUD Y COMPETITIVIDAD

La siguiente mesa redonda, dirigida por Albert Sarrá, subdirector general de Oferta y Operaciones de SEGURCAIXA ADESLAS, se ocupó de la repercusión del bienestar y la salud en la rentabilidad y competitividad en el ámbito empresarial. Javier Sanz, director del Servicio de Medicina del Trabajo y PRL de Deloitte, habló de la relación entre salud y rendimiento laboral, explicando que el coste que supone el absentismo y la disminución del rendimiento en caso de enfermedad es mucho más importante que los costes del tratamiento. Además, hizo hincapié en que, si bien hay aspectos sobre los que no se puede actuar (edad, sexo, genética...), hay otros factores modificables (hábitos, estilo de vida, planes de seguridad vial, etc), por lo que “es fundamental la prevención y la educación para la salud”.

Núria Mas, economista de la Salud y profesora de IESE Business School, incidió en que “pasamos gran parte del tiempo en el trabajo. Si queremos cambiar los hábitos de vida, debemos hacerlo desde la empresa”. Especificó que el 70%-80% del gasto en salud en Europa y Estados Unidos corresponde a enfermedades crónicas basadas en una dieta poco equilibrada, estrés, tabaquismo y sedentarismo, todos ellos factores prevenibles. Así, indicó que mientras que las empresas españolas prestan poca atención a la prevención, el 65% de las estadounidenses ya cuenta con programas de bienestar, logrando alrededor de 6 dólares de ahorro en gasto sanitario por cada dólar invertido.

La jornada fue clausurada por Juan Hormaechea, presidente ejecutivo de SEGURCAIXA ADESLAS, quien expuso que “en momentos como la presente crisis, los elementos de ineficiencia del sistema sanitario en España salen a la superficie, Y los cambios estructurales necesarios pasan por una mayor colaboración entre lo público y lo privado”. Además, incidió en que el ramo de Salud “es de los pocos que se salvan” y continúa creciendo, lo que demuestra “la creciente preocupación de la población española por el cuidado de la salud, así como el esfuerzo de las aseguradoras para ofrecer buenos productos a precios competitivos”.