Con esta premisa, desde RIMS se ha elaborado un informe en el que se pone de manifiesto los pasos que se deben seguir y sobre los que tomar precauciones, así como en las respuestas posteriores al incidente, que son esenciales para gestionar eficazmente una posible violación de datos. El informe destaca la importancia de entender la estrategia empresarial y los activos que son susceptibles a esta violación, así como la capacitación de los empleados, el ciberseguro y el desarrollo de relaciones de colaboración con los interesados ​​internos y los socios externos.

"La diferencia entre navegar con éxito ante un incidente cibernético y caer víctima de uno, es la preparación", explica Teri Cotton Santos, vicepresidente senior, director de cumplimiento y riesgo de The Warranty Group y miembro de Cyber ​​Security Task Force de RIMS. "Los profesionales del riesgo -añade el experto- están en una posición única y son a menudo invitados a fomentar la colaboración entre los distintos líderes de las áreas de negocio. A medida que las inquietudes cibernéticas continúan aumentando, se marcan más expectativas sobre los profesionales y el papel invaluable que deben desempeñar para manejar este riesgo en evolución".

COMPARTIR