Según publica hoy El Economista, los trabajadores opinan que están cada vez más expuestos a denuncias por parte de los clientes, por lo que han comenzado a solicitar este tipo de pólizas, de las que ya disfrutan los administradores y altos ejecutivos.

Según fuentes sindicales consultadas por el diario, esta petición ya ha sido trasladada a algunas entidades y se extenderá al resto del sector en los próximos meses. No obstante, no se contempla que la cobertura incluya a toda la plantilla, sino a aquellos empleados que se dedican al asesoramiento, lo que supone menos de un tercio del total de los empleados.

Entre las primeras entidades en las que los sindicatos han reclamado la póliza de responsabilidad jurídica y civil se encuentra CaixaBank, una de las más adelantadas en el proceso de adaptación a la normativa que se aplicará a partir de enero de 2018, sobre todo en lo relativo a la formación que deberá tener toda la plantilla.