La agencia coincide en su análisis sectorial con la visión de otras firmas de calificación como A.M. Best o Fitch, que también mantienen una perspectiva ‘estable’ para Reaseguro global. No obstante, Moody’s advierte sobre una serie de retos que la industria deberá afrontar en el futuro, entre ellos: el entorno continuado de bajos tipos de interés, la “demanda tibia” dadas las condiciones económicas en América del Norte y Europa y, sobre todo, el aumento de la competencia en los mercados alternativos.

En el último año, la agencia estima que han entrado 10.000 millones de dólares (7.590 millones de euros) de nuevo capital alternativo en el sector, aumentando la cantidad total hasta aproximadamente 44.000 millones (33.390 millones de euros). “Esta afluencia de capital ha tenido un impacto importante en la dinámica del mercado y ha presionado a la baja, entre un 10% y un 20%, los precios para coberturas de Daños frente a catástrofes en las renovaciones de junio/julio en Estados Unidos”, se explica desde la firma de calificación.

En general, Moody’s cree que el efecto adverso en los balances de las reaseguradoras de las incertidumbres futuras debe permanecer “bastante contenido, pudiendo las compañías gestionar el entorno actualmente difícil y adaptarse a la evolución del mercado para la transferencia de riesgos asegurados”.

DISCIPLINA EN LA SUSCRIPCIÓN

“Las principales fortalezas del sector son la resistencia y la disciplina en la suscripción. A pesar de las inmensas pérdidas por catástrofes en 2011 y 2012, y un entorno de bajos tipos de interés que ha reducido los ingresos por inversiones, el sector del Reaseguro sigue siendo rentable y aumenta su base de capital social”, resume James Eck, analista de la agencia.

“Si bien el continuado flujo de capital alternativo tiene el potencial de alterar el modelo de negocio de las reaseguradoras, muchas empresas del sector se han preparado para esta eventualidad desde hace años a través de su participación en ‘sidecar’ y en el mercado de titulización de riesgos asegurados”, añade Eck.

Moody's espera que las reaseguradoras con grandes bases de capital, un alto grado de diversificación y capacidad para aprovechar el capital tradicional y de terceros serán las mejor posicionadas cara al futuro.