Los autónomos cobran, de media, 762,30 euros y los trabajadores asalariados 1285,32 euros, pero también existen diferencias entre los propios autónomos: la pensión de jubilación media de los ‘autónomos rurales’ apenas supera los 725 euros, mientras que la de los autónomos de las grandes urbes o de sus áreas de influencia se sitúa en 850 euros.

Los casos más extremos se encuentran en Galicia, cuya pensión media de jubilación es de 653 euros, seguida de Extremadura, con una pensión media de jubilación de 716 euros y Castilla León, con 736 euros. Estas cifras contrastan con las pensiones medias de jubilación de autónomos residentes en Navarra, País Vasco y Comunidad de Madrid, con pensiones de jubilación de 906 euros, 860 euros y 836 euros, respectivamente.

La UPTA cree que “es preciso que planteemos a los trabajadores por cuenta propia la necesidad de aumentar las bases de cotización de cara a su jubilación y debe ser el Estado el que, a través de iniciativas de incentivación de cotizaciones, desarrolle los mecanismos fiscales necesarios para que esto se produzca de forma natural”.