Por ello, en la actualidad la AMIS se encuentra trabajando con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que se consideren sanciones en las reglas de operación del seguro obligatorio de responsabilidad civil para autos que circulen en carreteras federales, el cual podría empezar a operar formalmente a mediados de 2014.

Así, según aseguró el director de Daños y Autos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Luis Álvarez, durante la presentación del Observatorio Vial, “la fiscalización es un mecanismo de apoyo muy importante” para aumentar la cultura del seguro, “debido a que si las multas son más altas que el costo de una póliza, las personas preferirán adquirir la protección”. A esto hay que sumar la necesidad de una mayor concienciación, por parte del usuario, de la responsabilidad que conlleva conducir un automóvil y las consecuencias que deberá afrontar en caso de sufrir un accidente.

De acuerdo al experto, hay muchas pólizas de responsabilidad civil que, debido a la reforma a la Ley Federal del Trabajo, no han sido actualizadas en función al incremento en la suma indemnizatoria en caso de fallecimiento, pudiendo la misma ser de hasta 3,8 millones de pesos (285.465 dólares). Además, matizó que la mayoría de las pólizas tienen sumas contratadas de entre 500.000 y hasta un millón de pesos (entre 37.561 y 75.122 dólares), y el coste por actualizarlas representa un incremento de entre 100 y 400 pesos a su prima anual (entre 7,5 y 30 dólares), según recoge ‘El Financiero’. Álvarez añadió que este tipo de seguros no tienen deducible en el ramo de daños a terceros, y el tiempo de respuesta para pagar el siniestro no excede los 30 días.