¿Cuáles son hoy día las principales amenazas para las empresas desde el punto de vista de la Responsabilidad Civil?

Esa es una pregunta bastante amplia. Me voy a enfocar en las amenazas relacionadas con los principales productos de Líneas Financieras y de acuerdo con la experiencia que observamos en nuestras carteras. En nuestro mayor mercado, el de D&O, las principales amenazas vienen de las complicaciones financieras a las que una empresa se puede enfrentar y sus consecuencias. Más recientemente, los procesos penales relacionados con alegaciones de corrupción también se intensificaron.

En nuestro mercado más emergente, el de riesgos cibernéticos, la principal fuente de reclamaciones sigue siendo el ransonware y sus consecuencias, pero también se notan amenazas por temas como suplantación de identidad e interrupciones de red.

En otro mercado más desarrollado, el de RC Profesional, las amenazas son diversas y varían de acuerdo con cada profesión, pero seguimos viendo una incidencia mayor de reclamaciones en abogados, ingenieros y arquitectos.

¿Se da por igual en todas las regiones o áreas geográficas?

De manera general, sí. El volumen es mayor en comunidades como la de Madrid o Barcelona, pero eso se explica más por el volumen de negocios. En proporción, son muy similares.

Los riesgos asociados a la RC, ¿preocupan más o menos a las empresas en comparación con amenazas más ‘materiales’ como las de daños (incendios, catástrofes, etc)?

Claro está que la penetración de los seguros de Daños Materiales es mayor y eso lleva a la conclusión de que la mayoría de las empresas tiene mayor preocupación por ese tipo de riesgo. Sin embargo, añadiría que para el grupo de empresas que entiende la RC hay un mismo nivel de preocupación, aunque por razones distintas. En los riesgos de RC, además de la propia pérdida financiera, hay otras posibles amenazas, como puede ser la reputacional, frente a un error o negligencia en el servicio prestado a un cliente o una fuga de datos como consecuencia de un ataque cibernético. En los dos casos, además de los posibles valores demandados, hay una preocupación especial en hacer frente a esas situaciones con rapidez, eficacia y transparencia. Y los recursos necesarios para hacerlo no siempre están disponibles para las empresas. Por eso, la asociación con una aseguradora es de suma importancia.

Otro ejemplo es el caso del seguro para administradores, ya que las empresas están siempre muy preocupadas por dar un respaldo rápido y adecuado a sus líderes, para que de esa manera ellos sigan tomando sus decisiones con tranquilidad y buscando el beneficio para la empresa en primer lugar.

MODALIDADES EN FRANCA EXPANSIÓN

En general, ¿el nivel de aseguramiento de los riesgos de líneas financieras en las empresas es el adecuado o todavía hay cierto grado de infraseguro?

La penetración de algunos de nuestros productos sigue siendo más baja que lo observado en otras líneas. Sigue habiendo, por ejemplo, empresas que no compran protección para sus directivos (seguro D&O). Si vamos a otros productos como Responsabilidad Cibernética, Prácticas Laborales Indebidas o Fraude, ese número es especialmente bajo. Por eso sí podemos afirmar que hay infraseguro en la sociedad en general.

De las modalidades de negocio que están bajo su responsabilidad, ¿cuáles considera que tienen más potencial?

Hay dos modalidades que están en franca expansión: los ciberriesgos y los seguros para fusiones y adquisiciones, que buscan cubrir el pasivo contingente en este tipo de transacciones. No tenemos dudas de que en los próximos años seguiremos observando crecimientos importantes en España y en el mundo.

HACER VER A LOS EMPRESARIOS LOS RIESGOS COMO UNA AMENAZA TANGIBLE

AIG es uno de los actores más destacados a nivel global en ciberriesgos. Como experto en este tema, ¿en qué punto de desarrollo considera que está actualmente esta línea de negocio? ¿Qué potencial de crecimiento tiene aún por desplegarse?

Aunque hayamos vivido un crecimiento exponencial en los últimos años, la penetración del producto en la sociedad española sigue siendo muy baja. Incluso entre grandes empresas, aún existe un grupo que sigue estudiando el tema y prefiere no comprar protección. Por otro lado, la amenaza cibernética no para de crecer y diversificarse a medida que nuestras vidas profesionales y personales son cada vez más dependientes del mundo digital, tendencia que parece inmutable. Por todo ello, creemos firmemente que seguiremos observando crecimientos elevados en los próximos años.

¿Cuáles son actualmente los mercados más maduros en este tipo de seguro y en cuáles esperáis mayores crecimientos en los próximos 5-10 años?

Estados Unidos y Reino Unido, como suele ocurrir, tienen mercados más desarrollados. Esperamos crecimientos elevados primero en el resto de Europa y después en Asia y Latinoamérica.

¿Cuáles son las principales dificultades que encontráis los aseguradores para desarrollar ciberseguros? ¿Quizá la conciencia de las empresas sobre los riesgos?

Creo que la principal dificultad es hacer que los empresarios lo vean como una amenaza tangible, real. Es fácil pensar que sin una planta una industria no fabrica y así una empresa no opera. Es menos directo concluir que un ataque cibernético puede llevar a una empresa a consecuencias severas y hasta la misma quiebra en un periodo de tiempo muy corto. Más que eso, es difícil hacer entender que una simple indemnización no siempre recuperará el estado anterior de la empresa. Hay muchos daños indirectos en los ciberriesgos. Por eso centramos muchos de nuestros esfuerzos en explicar que la solución aseguradora Cyber es más que un seguro. En realidad, es un producto que incluye tanto servicios de prevención como de primera respuesta, y esa combinación es esencial para hacer frente a la amenaza cibernética. En AIG invertimos mucho en crear condiciones para dar una solución completa a nuestros asegurados.  


HAY QUE DESARROLLAR NUEVAS CAPACIDADES LOS CIBERSEGUROS INDIVIDUALES

¿En qué plazo podemos ver también seguros cibernéticos para individuos?

Esa es una buena pregunta. Creo que, como mercado, estamos estudiando la mejor manera de crear un producto que aporte valor real a los individuos. La problemática de empresas y personas en el mundo cibernético es distinta. Y para poder ofrecer una solución también completa a individuos y familias necesitamos desarrollar nuevas capacidades. En AIG estamos activamente buscando ese desarrollo y tan pronto estemos convencidos de poder aportar valor a la sociedad lo lanzaremos.