Según explicó Aguilera Verduzco “lo que sigue ahora es que el decreto se envíe a la Cámara de Diputados para que la Cámara revisora lo analice y, de ser aprobado por ellos, entraría en vigor en un periodo de dos años, como está previsto”. Tal y como se hace eco ‘El Economista’, para Manuel Aguilera la implementación de este nuevo marco jurídico provocará que la industria manifieste cambios importantes que se incentivarán en una mayor penetración en la población.

‘‘Es un proyecto muy importante para el sector porque es una iniciativa que sienta las bases para el desarrollo a largo plazo del sector, sobre elementos muy sólidos, y además elevará la eficiencia en el funcionamiento del mercado’’, puntualizó el presidente de la CNSF.

De esta forma, tal y como hemos ido publicado desde este boletín, la nueva ley contempla diversos cambios en la forma de operar de las aseguradoras. Por ejemplo, con la implementación del esquema de Solvencia II las compañías, de acuerdo con su perfil, tendrán que modificar sus modelos de cálculo de capital y reservas. La normativa también incluye que las aseguradoras deben ser evaluadas por empresas calificadoras de crédito; que oferten un seguro de caución, y que algunas pólizas de gastos médicos ofrezcan coberturas de prevención.

‘‘Ya acordamos con el sector que vamos a hacer un trabajo conjunto de revisión y desarrollo de la regulación secundaria, que este plazo de dos años que da el decreto para la entrada en vigor de la ley nos permita a todos estar preparados con una circular acorde a las características del proyecto’’, detalló Aguilera Verduzco.

Fernando Solís Soberón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), por su parte, explicó que la normativa aprobada ya recoge algunas inquietudes del sector.

COMPARTIR