El directivo de GNP y ex presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha asegurado que la ley “contempla criterios de proporcionalidad para el cálculo de capital y reservas que si se aplican bien, no tiene que afectar a las aseguradoras”. Aun así, añadió que las empresas que no tengan calidad en la gestión de sus recursos, ni de sus carteras de riesgo, tendrán afectaciones dado que la ley y sus requerimientos de capital harán inviable la operación de las aseguradoras.

Prosigue señalando, como recoge El Economista, que “esta regulación es un gran avance porque abandona mecanismos basados en promedio de mercado y camina hacia modelos de regulación enfocados en las características propias de cada empresa y para una compañía que maneja bien sus riesgos le beneficiará porque tiene requerimientos de capital de acuerdo con las características de su portafolio”.

Ha añadido que se encuentran a la espera de conocer qué elementos se incluirán en los modelos de Solvencia II y que la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNS) tendrán que proponer.