De acuerdo con este informe, la afluencia de nueva capacidad al mercado de Bermudas es en gran parte atribuible a fuentes no tradicionales. Así, se especifica que “la capacidad no tradicional, ya se de bonos de catástrofe u otras entidades con garantía, son ahora una parte significativa del negocio y de influencia en la fijación de precios”, indica el informe. “Un CEO estima que la capacidad no tradicional es ahora el 10% del mercado. Con los inversores atraídos por la liquidez y el acceso directo a los negocios, estos vehículos no tradicionales es muy probable que crezcan”.

El informa de KBW también destaca que el impacto de esta nueva capacidad fue evidente durante las renovaciones. “Las renovaciones de reaseguro de mitad de año parecen haber tenido aumentos de un 0% a un 5%”, indica el estudio. “Todos se sintieron decepcionados, ya que la nueva capacidad en el mercado ha sido compensada en gran medida por un aumento de la demanda. Sin embargo, es importante destacar que Estados Unidos los riesgos de Daños del sudeste del país parecen tener un precio para los retornos de dos dígitos. En otras geografías y líneas, las tasas han aumentado significativamente en las áreas con pérdidas en 2011, pero por lo demás en general, no han tenido grandes variaciones”, se añade.

Para concluir, se reseña que el mercado de Bermudas, al igual que gran parte del mundo financiero, se enfrenta a retos. “Sin embargo, las compañías de Bermudas lo están haciendo bien. Teniendo en cuenta la volatilidad intrínseca de los negocios, Bermudas parece estar razonablemente bien posicionada para producir rendimientos atractivos”, concluye.