El estudio muestra también que las empresas de la región son menos optimistas acerca de la recuperación de la economía mundial en 2013. Concretamente, el 69% de los encuestados cree que la contracción de la economía no va a terminar en 2013.

“Esperamos que el crecimiento mundial se mantenga estable en 2013, en el 2,7%. El crecimiento del PIB estará impulsado por los países emergentes y, en particular, Asia. Varios grandes mercados emergentes se beneficiarán de los efectos tardíos de las complacientes políticas económicas de 2012, en conjunto con la fuerte demanda interna. Por su parte, la zona euro, con un decrecimiento del 0,4%, sigue siendo un lastre para el crecimiento global. Aún esperamos que el crecimiento de Estados Unidos alcance el 1,5% este año, gracias al desarrollo de la inversión privada y la recuperación del consumo”, afirma Richard Burton, CEO de la aseguradora para la región de Asia-Pacífico.