BDSAL FIDES.- Después de un periodo de adecuación a las modificaciones sobre la Ley de la Actividad Aseguradora, ¿Cómo ha evolucionado en el mercado? ¿Cómo les está afectado? ¿Qué partes de esta modificación les preocupan más?

Alesia Rodríguez Pardo.- Uno de los aspectos que siempre han preocupado, y con la última modificación de la Ley aún más, es la alta carga impositiva que afecta al sector, ya que la legislación venezolana contiene seis contribuciones parafiscales que afectan exclusivamente a la actividad aseguradora, lo que sumado al resto de las obligaciones fiscales que tiene cualquier empresa, ubica al Seguro entre las actividades económicas con mayor carga tributaria del país. A esto debe sumarse lo poco flexible que es la Ley, lo que no permite al sector adaptarse con facilidad y fluidez a un entorno tan particular y cambiante como el venezolano. Es importante destacar que nuestra legislación mantiene un sistema de controles previos sobre los condicionados de pólizas y las tarifas, que en la práctica se han demostrado ineficientes en la protección del asegurado, afectando seriamente la libre competencia y la innovación en el sector. Adicionalmente, la falta de acceso a divisas se ha convertido en un grave problema para poder contar con reaseguro adecuado, lo cual para Venezuela se hace sumamente necesario y sobre lo cual hemos alertado como Cámara y sector insistentemente a las autoridades nacionales.

BDSAL FIDES.- Y en cuanto al poder que ha ganado el regulador con la nueva Ley. ¿Está teniendo ya efecto?

Alesia Rodríguez Pardo.- La Ley ha venido distorsionando en los últimos años la figura del Órgano Regulador, que si bien debe tener como función el resguardo de los derechos e intereses de los asegurados, la mejor manera de protegerlos es creando condiciones idóneas para el funcionamiento del sector, velando por su solidez y estabilidad. Sin embargo, ha habido una tendencia más a convertirse en una suerte de organismo de protección del consumidor, actuando no solo como conciliador, sino como juez y parte, prevaleciendo muchas veces aspectos que no se compadecen ni con el contrato de seguro, ni con factores técnicos que es donde se debe centrar cualquier controversia. La constante promoción del dialogo público-privado entre la CAV y el Supervisor, unido a la apertura éste a mesas de trabajo e intercambio de reflexiones, ha permitido en algunos casos navegar ciertos complejos momentos ante un marco regulatorio no adecuado para la actividad aseguradora y un contexto económico cambiante e inflacionario.

BDSAL FIDES.- ¿Qué otros temas normativos o regulatorios preocupan ahora al sector?

Alesia Rodríguez Pardo.- En 2015, con la última reforma a la Ley de la Actividad Aseguradora, se derogó la Ley del Contrato de Seguro, dejando su regulación a normas de rango sub-legal, lo cual no solo es inconstitucional porque es materia de reserva legal, sino que genera una gran inseguridad jurídica, tanto para el sector asegurador como para los usuarios, además de que deja a criterio de la autoridad administrativa el establecimiento de las normas que deben regular la relación contractual. Este es otro de los temas que nos ha preocupado y que fue decisorio para que la CAV, en representación del sector y con un importante conjunto de afiliadas, ejerciera una acción por inconstitucionalidad contra la reforma de la Ley de 2015.

 

“Nuestra legislación mantiene un sistema de controles previos sobre los condicionados de pólizas y las tarifas, que en la práctica se han demostrado ineficientes en la protección del asegurado, afectando seriamente la libre competencia y la innovación en el sector”

 

“Es importante para el sector contar con herramientas estadísticas y personal capacitado”

BDSAL FIDES.- ¿Cuáles cree que son los riesgos emergentes que debe identificar el sector asegurador? ¿Cómo combatirlos?

Alesia Rodríguez Pardo.- En un contexto social y económico como el que vive el país, el riesgo moral y el social son de los factores que tienden a incrementarse, por lo que es importantísimo para el sector contar con herramientas estadísticas y personal capacitado para la detección de las desviaciones que puedan originarse.

Igualmente, entre los diversos riesgos que enfrenta el sector asegurador, el riesgo económico-financiero, el riesgo regulatorio ante diversos cambios en el marco normativo del sector, y el riesgo de un entorno cambiante que reta constantemente a las empresas en la continuidad de la actividad aseguradora y a alcanzar mayor efectividad y flexibilidad en sus estructuras, procesos, capacidad de respuesta y gerencia del recurso humano, resaltan entre los grandes retos del último año y hacia delante.

BDSAL FIDES.- ¿Qué papel tendrá internet y las nuevas tecnologías en el seguro venezolano? ¿Está el país y el sector involucrado en los últimos avances de esta era tecnológica (Big Data, blockchain, inteligencia artificial…)?

Alesia Rodríguez Pardo.- La tecnología ha tenido y seguirá teniendo un papel fundamental. A pesar de las limitaciones por la situación económica y el estricto control cambiario que ya tiene casi quince años, el sector asegurador se ha preocupado por invertir y aprovechar los recursos tecnológicos para dar mejor calidad de servicio a los asegurados, proveyéndoles de herramientas que faciliten interactuar con la empresa, y es obvio que a medida que la tecnología avance las empresas deberán adaptarse al nuevo contexto.

Desde la CAV ofrecemos al sector información de valor sobre las últimas innovaciones, tendencias, mejores prácticas, y experiencias en el avance y uso de la tecnología tanto para optimizar las operaciones internas, así como para interactuar con los clientes y el público en general, cubriendo temas desde el internet de las cosas (loT), Big Data transformación digital hasta Insurtech, de la mano de los expertos nacionales e internacionales en tecnología.

Para compartir esta información y experiencias, así como nutrir constantemente, desde la CAV se ha promovido activamente, ya en su sexto año consecutivo, el “Seminario de Tecnología para el Sector Asegurador”.

BDSAL FIDES.- ¿Qué otros retos cree que deberá hacer frente el mercado asegurador en un futuro? ¿Cómo visualiza la actividad aseguradora venezolana de aquí a 10 años?

Alesia Rodríguez Pardo.- El desarrollo del contexto país tanto este año 2017 y en 2018 será crucial para tener un panorama claro de lo que será y hacia dónde se dirigirá la actividad aseguradora en Venezuela en los próximos años.

En este entorno tan complejo e incierto, resulta muy difícil predecir a un plazo de diez años o incluso hasta de seis meses; sin embargo, estamos esperanzados en que en un futuro cercano haya una importante reactivación de la economía nacional y con ello vengan muchas oportunidades de reimpulso del sector asegurador en todas las líneas de negocios, muy particularmente en microseguros y en el acceso de coberturas adecuadas para los diversos estratos de la población, entre ellos los seguros masivos, así como en el área de fianzas que será importantísimo para la reactivación de la economía por la inversión en obras y servicios que pueda hacer el Estado.

BDSAL FIDES.- Como ha comentado se está intentando cubrir las necesidades de la sociedad más vulnerable y poder adaptarse a sus necesidades con el impulso de los microseguros ¿Cómo se está desarrollando en Venezuela? ¿Cómo se puede impulsar más estos seguros inclusivos entre los más desfavorecidos?

Alesia Rodríguez Pardo.- En la CAV hemos tenido siempre la visión de la importancia de los microseguros, de crear las condiciones ideales para el acceso a los seguros por los sectores de bajos ingresos y, por eso, como destacamos anteriormente, hemos impulsado diversos estudios que han sido publicados desde 2006. Sin embargo, consideramos que la reforma del marco legal del sector de 2010, así como la nueva de 2015 han limitado el uso de canales masivos de distribución de seguros, aspectos fundamentales para ampliar el acceso de los microseguros, unido a los retrasos importantes en la capacidad de aprobación de productos, a pesar de las propuestas e innovaciones que pueda tener el sector. Junto a esto se suma el contexto macroeconómico que pone en conflicto la sustentabilidad de la oferta de microseguros y la falta de una legislación adecuada que genere incentivos a todo nivel para el desarrollo de innovación hacia seguros masivos, diferenciables y no generales ni uniformes que han limitado y, mientras no se solventen, seguirán restringiendo los microseguros en Venezuela y el beneficio de poder ofrecer diversas alternativas técnica y operativamente viables a los venezolanos de todos los estratos sociales.

“Ha sido muy enriquecedor participar en el Grupo Regulatorio de FIDES y desde mediados de 2017 coordinarlo”

BDSAL FIDES.- ¿Cuál es su papel como representante de la CAV dentro de FIDES?

Alesia Rodríguez Pardo.-  La Cámara de Aseguradores de Venezuela considera que estar en FIDES es de gran valor para nuestro sector asegurador, ya que el intercambio de información es sin duda un aspecto importante dentro de la Federación,  y en nuestro caso por la situación económica y social compleja que se vive desde hace varios años en el país, es así como hemos podido tener un feedback constante con el resto de las organizaciones que componen FIDES, documentarnos con mejores prácticas y experiencias de otros sectores de seguros de la región, aportar con nuestra experiencia cuando las amenazas que enfrentamos, en especial regulatorias, pueden ser alertas de valor a otros países, y nos ha permitido en muchos casos tener acceso a insumos de valor para establecer como sector estrategias importantes para lograr la sustentabilidad de la actividad aseguradora en el país en tiempo de crisis. Estas acciones de sustentabilidad nos han permitido como sector, que a pesar de las muchas dificultades para operar, aún seguimos apegados a las últimas tendencias internacionales en cuanto a seguro se refiere.

En mi rol de representante de la CAV ante FIDES desde 2009, he tenido el privilegio de interactuar directamente con todos los homólogos de los países representados en FIDES, profesionales y personas de gran valor profesional y humano, así como el honor de haber sido Cuarta Vice Presidencia, formar parte del Consejo de Presidencia y Presidir la Región Andina en el período 2013-2015.

Desde 2015 ha sido muy enriquecedor participar en el Grupo Regulatorio de FIDES y desde mediados de 2017 coordinarlo, donde se realizan valiosos análisis y aportes en cuanto a tendencias y aspectos regulatorios de seguros en los países miembros que permitan a la Federación definir su posicionamiento ante todos estos dinámicos temas de regulación.

BDSAL FIDES.- ¿Qué les aporta pertenecer a FIDES?

Alesia Rodríguez Pardo.-  En un mundo globalizado, pertenecer a FIDES tiene un gran valor, porque nos permite conocer la situación del sector asegurador en los diferentes países que la conforman, así como las novedades en materia de legislación y mejores prácticas se vienen implementando.

Aunado a la actualización de la información, nuestro gremio considera que tiene una representación a escala internacional verdaderamente importante al contar y pertenecer a una organización tan prestigiosa como esta.

BDSAL FIDES.- ¿Cuáles son los servicios que más utilizan y más valoran?

Alesia Rodríguez Pardo.-  Uno de los servicios que más valoramos es precisamente el intercambio constante de información con las casas gremiales de otros países, quienes nos brindan la visión de lo que están haciendo, las mejores prácticas que están aplicando y hacia dónde están dirigiendo su enfoque. En este sentido, ha sido de gran utilidad poder contar con la posibilidad de tener acceso para consultar a nuestras instituciones homólogas sobre diversos aspectos de interés y realizar estudios comparativos que nos han permitido hacer propuestas a las autoridades gubernamentales, con información verificada y comprobable.

Asimismo, son de gran valor los estudios que realiza FIDES, que permite determinar en qué situación se encuentra el mercado asegurador venezolano respecto al resto de los países de la región.