Según detalla el estudio, el número combinado de acuerdos entre la IA (incluida la automatización) y el IoT (incluido el seguro conectado) aumentó un 79% en 2016. A pesar de que las dos tecnologías supusieron solo un cuarto (24%) de las 216 ofertas de insurtech en el mundo, representaron el 44% o 711 millones de dólares del total de la inversión en seguros, en comparación con sólo el 10% de 2015.

"Hemos visto una rápida aceleración de la inversión y en la actividad en torno a la automatización inteligente en los últimos 12 meses. Estas tecnologías están preparadas para interrumpir la industria en los próximos años”, matizó Roy Jubraj, coautor del informe y jefe de Servicios en el Reino Unido e Irlanda de Accenture Digital & Innovation. Para Julian Skan, director ejecutivo senior de la práctica de servicios financieros de Accenture, "el aumento de las insurtech es una prueba más del papel creciente de las nuevas tecnologías en la formación de la innovación en los servicios financieros. El siguiente desafío para las empresas de nueva generación es el mismo que lo que los fabricantes más maduros ahora están enfrentando - ser capaces de traducir esa inversión en crecimiento y adquisición de clientes".

La mayor ventaja, la personalización

La industria de seguros considera que la IA y el IoT son fundamentales para ofrecer un mayor grado de personalización y mejores resultados para los clientes. La inteligencia artificial tiene el potencial de transformar la industria aseguradora de simplemente evaluar el riesgo basado en la experiencia pasada a monitorizar los riesgos en tiempo real y mitigar, o incluso prevenir, las pérdidas para los clientes. Por su parte, el IoT permitirá a las aseguradoras ofrecer un servicio más personalizado y en tiempo real, aumentar la eficiencia operativa, y establecer el precio de sus productos con mayor precisión.

 

La inteligencia artificial tiene el potencial de transformar la industria aseguradora; de simplemente evaluar el riesgo basado en la experiencia a monitorizar los riesgos en tiempo real y mitigar, o incluso prevenir, las pérdidas para los clientes