Concretamente, ocho de cada diez pacientes valoran positivamente la atención prestada en las consultas de especialistas y así lo hacen casi 9 de cada diez que fueron ingresados en un hospital público. Además, es de destacar que el 86,3% de los usuarios de Atención Primaria consideran que la atención recibida fue buena o muy buena.

Otra de las conclusiones destacas del informe es que la mayoría de las personas se manifiestan partidarias del uso del sistema sanitario público frente al privado.  Así ocurre en las distintas opciones analizadas por el estudio: consultas de atención primaria (68,1%); consultas de atención especializada (53,8%); ingreso en hospital (62,9%); y urgencias (61,9%).

“La preferencia por centros sanitarios públicos se justifica por la tecnología y los medios de los que disponen los centros y por la capacitación de sus profesionales médicos y de enfermería. Para los centros privados, la rapidez en la atención y el confort de las instalaciones son los aspectos que decidirían su elección”, se reseña en el comunicado sobre el informe.

Al hilo de estos resultados, desde el Instituto para el Desarrollo e Integración de la sanidad (IDIS), se matiza que los datos comparativos entre el sector público y el privado son “confusos”, puesto que, para poder comparar de forma objetiva las dos áreas de provisión, “la muestra seleccionada de individuos a encuestar debería pertenecer exclusivamente al 30% de la población que tiene doble aseguramiento, ya que el otro 70% desconoce por completo la realidad de la sanidad privada”.

Opinión confusa sobre el sector de la sanidad privada

IDIS lamenta profundamente la realización de este tipo de estudios con una metodología cuando menos cuestionable por lo expuesto y que, por tanto, provocan desinformación en el ciudadano y generan una competitividad infundada, cuando lo que debería primar es la información real a los ciudadanos sobre los beneficios que aporta un sistema único con una doble provisión”, añade.

Asimismo, considera que esta comparativa "origina una opinión confusa sobre el sector de la sanidad privada, alejando al ciudadano de la realidad actual de nuestro sistema sanitario y obviando su contribución a la descarga y al ahorro del sistema sanitario público".

Noticias relacionadas

“La colaboración público-privada es esencial para una sanidad universal y sostenible”

Sanidad privada, un pilar “más que relevante” en la sostenibilidad del sistema