Acceso al 'Informe Anual del Consorcio de Compensación de Seguros 2013' (pdf)

Según se explica en el documento, frente a unos años anteriores en los que los eventos naturales han mantenido una “gran virulencia” (en 2009, la tormenta Klaus dejó un coste al CCS de 501,2 millones; en 2010, las tormentas Floora y Xynthia, 42,5 y 52,6 millones, respectivamente; en 2011, el terremoto de Lorca supuso 480,1 millones; y en 2012, la siniestralidad del Seguro Agrario Combinado fue de 192 millones, y el temporal de inundación y viento en el sureste peninsular costó 219,6 millones), en 2013 y los primeros meses de 2014 se observa “cierta relajación, no tanto en cuanto al número de eventos naturales ocurridos, sino en las consecuencias económicas con la que se han manifestado”.

El número total de expedientes de la Actividad General ascendió a 90.755, de los cuales 49.422 correspondieron a riesgos extraordinarios, un 9% menos, y 41.311 al seguro de Autos, y 22 a otras coberturas. Los eventos siniestrales más destacados dentro de la cobertura de riegos extraordinarios han sido las tormentas Gong (21,8 millones) y Dirk (15,7 millones), a lo que hay que añadir, como proceso más destacado en materia de liquidación, la de las compañías aseguradoras del grupo CAHISPA.

INGRESOS Y SINIESTRALIDAD POR TIPO DE ACTIVIDAD

El total de primas y recargos imputados quedó en 970,9 millones, un 1% menos. Según el tipo de actividad, los ingresos en la Actividad General por riesgos extraordinarios subió un 2,4% (hasta 704 millones), frente a descensos en la Actividad Agraria de un 14%, por el ajuste de los recargos del reaseguro del Seguro Agrario Combinado y la caída de la suscripción.

En la Actividad Liquidadora, cuyos recargos tienen el carácter de no técnicos, los ingresos descendieron un 0,5% debido al descenso general de la suscripción en los ramos de No Vida.

El CCS destaca que, al igual que en ejercicios precedentes, bajan los vehículos particulares cubiertos como asegurador en última instancia (-49,3%) y los vehículos de entes y organismos oficiales (-17,5%).

En cuanto al seguro de RC de Automóviles, a través del cual el Consorcio actúa como fondo de garantía por los daños causados por vehículos no asegurados, robados, desconocidos o de entidades en proceso de liquidación, las primas descendieron un 5,9% en línea con la evolución de la suscripción en el sector asegurador.

En cuanto a siniestralidad, en la Actividad General por riesgos extraordinarios se situó en el 29,5% de las primas (40,9% en 2012 e inferior al 70% de media histórica del Consorcio), mientras que en el fondo de garantía del automóvil alcanzó el 55,4%. En el seguro de Responsabilidad Civil de vehículos particulares, el ratio se situó en un 81,9%, llegando al 110,8% en el caso de vehículos oficiales por el efecto de la siniestralidad de ejercicios anteriores.

En Actividad Agraria, la siniestralidad en su conjunto fue de más de 45 millones, que supone el 44% de las primas, mientas que en lo que a la función de Liquidadora se refiere, se asumió en 2013 la liquidación de tres entidades (CAHISPA VIDA, CAHISPA SEGUROS GENERALES y MUTUALIDAD DE SOCORROS MUTUOS DE PREVISIÓN SOCIAL LA HUMANIDAD) y se celebró una junta de acreedores (MUTUALIDAD ESCOLAR DE PREVISIÓN SOCIAL DEL COLEGIO SALESIANO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD); habiéndose efectuado compras de créditos y hecho frente a gastos de liquidación por valor de más de 195 millones de euros, de los que 177 corresponden a las entidades del grupo CAHISPA.

RESERVA DE ESTABILIZACIÓN

La gestión de las inversiones se materializó, al igual que en ejercicios precedentes, mayoritariamente en títulos de renta fija, un 92%, frente a la renta variable y fondos de inversión que totalizan un 8%, generando un margen de contribución al resultado sobre las primas y recargos del 25% en la Actividad General, del 20,3% en la Agraria y del 91,9% en la Liquidadora.

La reserva de estabilización disponible para la cobertura de los riesgos asegurados al cierre de 2013 alcanzó, en la Actividad General, los 6.270 millones y en la Actividad Agraria 777 millones de euros. Por su parte, el Fondo para la Liquidación de las Entidades Aseguradoras supera los 1.688 millones, después de compensar en el ejercicio en curso más de 27 millones de pérdidas.