En una reciente sentencia del pasado 20 de diciembre, el tribunal recuerda que, según se estableció en ocasiones anteriores, el concepto de "circulación de vehículos" que figura en la Directiva no se limita a las situaciones de circulación por la vía pública, sino que incluye cualquier utilización de un vehículo que sea conforme con su función habitual. Además, precisa que, "en la medida en que los vehículos automóviles, independientemente de sus características, están destinados a un uso habitual como medios de transporte, está incluida en este concepto toda utilización de un vehículo como medio de transporte".

Apunta, además, que "el alcance del mencionado concepto no depende de las características del terreno en el que se utilice el vehículo automóvil". Por otra parte, destaca también que "ninguna disposición de la Directiva limita el alcance de la obligación de seguro ni de la protección que esta obligación pretende conferir a las víctimas de accidentes causados por vehículos automóviles, a los casos de utilización de estos vehículos en determinados terrenos".

De este modo, según la Audiencia Provincial de Albacete, que derivó el caso al Tribunal europeo, la definición del concepto de "circulación de vehículos" contenida en el Reglamento del seguro obligatorio español, queda reservada a la conducción de un vehículo en terrenos "aptos" para la circulación o "de uso común", no es compatible con la Directiva 2009/103.

Por lo tanto, el TJUE, a efectos de determinar si el lugar de circulación puede constituir una razón para establecer una excepción a la obligación de seguro, subraya que "la normativa española supone que el alcance de la cobertura del seguro obligatorio dependa de las características del terreno en el que se use el vehículo automóvil" y por lo tanto "esto hace que resulte contraria a la Directiva". 

 

COMPARTIR