El texto, que no incluye novedades significativas respecto a lo que se ha venido anunciado, supone el primer paso en la trasposición de la normativa europea de solvencia al ordenamiento jurídico español.