En esta entrevista amplía sus impresiones, remarcando la necesidad de “encontrar soluciones que puedan responder a las nuevas necesidades sociales” y la obligada apuesta del sector por la innovación para hacer frente a los desafíos del futuro. También destaca los valores diferenciales de su entidad: “intentamos fundamentalmente escuchar al cliente, identificar el problema, por muy complejo que sea, y proponer opciones de solución en conjunto. Es un proceso más consultivo y de co-creación”.

 

¿Qué variables han caracterizado el pasado ejercicio para MUNICH RE en nuestro país? ¿Qué ha sido lo más complicado de 2017? ¿Y lo más gratificante?

Hacemos un balance muy positivo. 2017 ha sido un año emocionante para nuestro grupo en muchos aspectos, lleno de nuevas circunstancias tanto a nivel interno como económico y político.

En No Vida hemos puesto en marcha un nuevo set up con el objetivo de mejorar nuestro servicio al mercado en un entorno extremadamente dinámico, en el que cada vez se requieren soluciones más complejas e innovadoras por parte de las aseguradoras. Estamos fortaleciendo el concepto de Hubs, lo cual ha implicado la centralización de las funciones de Suscripción de Contratos de No Vida y de Gestión de Siniestros No Vida para toda Europa en Munich.

El trío de huracanes de Harvey, Irma y María costó un monto récord en 2017: se espera que la factura final del seguro para estas y otras catástrofes naturales, incluidos los terremotos en México, llegue a 135.000 millones de dólares, la mayor cifra jamás alcanzada. Los precios del reaseguro sí han aumentado en las líneas y los territorios más afectados por las pérdidas recientes, pero nuevo capital sigue ingresando en el sector. La estabilización de las tasas ha significado que, en 2018, los reaseguradores al menos se han dirigido hacia un mejor entorno comercial.

Por la parte de Vida y Salud, en España hemos consolidado toda la gestión del mercado ibérico en la sucursal de Madrid, lo que ha supuesto un reto afortunadamente muy bien acogido por el mercado ya que seguimos atendiendo las necesidades de los clientes, con proximidad y de manera eficiente. Por otro lado, la integración del ramo de reaseguro de Salud en Vida ha supuesto la oportunidad de ampliar las vías de colaboración con el cliente e incrementar una propuesta de valor más potente para Vida y Salud en conjunto.

Pero lo más gratificante, sin duda, ha sido la positiva respuesta que seguimos teniendo por parte de nuestros clientes y proveedores a nuestra propuesta de valor, basada en la búsqueda de soluciones comunes, la cercanía y el servicio.

¿Cómo vislumbran el desarrollo de 2018? ¿Qué retos consideran más desafiantes?

Los huracanes Havery, María e Irma han vuelto a demostrar la importancia que tienen el Seguro y el Reaseguro en la economía y la sociedad. Huracanes como estos ponen de manifiesto la enorme volatilidad que existe en este mercado, cuya rentabilidad se consigue con la estabilización adecuada de las tasas. A largo plazo, el mercado tiene que encontrar el equilibrio entre oferta y demanda; y rendimientos menos atractivos o incluso una mayor siniestralidad llevarán a este equilibrio. Sobre todo, el desarrollo depende del futuro comportamiento de las tasas de interés.

Por otro lado, e independientemente de la evolución de los precios, existen nuevas oportunidades de negocio, que van a permitir a la industria reducir o cerrar la brecha existente en el mercado asegurador, desarrollar productos para los nuevos riesgos a los que nos enfrentamos, como los ciberriesgos, y ofrecer nuevas soluciones a nuestros clientes en el entorno digital. La digitalización, el Big Data, Data Analytics y Machine Learning van a cambiar, en esencia, el sector de los seguros.

En Vida y Salud, por su parte, entendemos que el mayor reto sigue siendo el lograr una mayor concienciación de la necesidad de protección para todas las etapas vitales y que ello contribuya al desarrollo del sector en conjunto. El estudio de los cambios en los hábitos de consumo y sociales son catalizadores de cambio que nos deben ayudar a desarrollar los procesos y herramientas que mejor contribuyan mejorar la experiencia del cliente, a fidelizarlo y, en conclusión, a conseguir una mayor penetración de seguros personales, fundamentalmente individuales.

NUEVOS DESAFÍOS

¿Cómo arranca el año el mercado asegurador? ¿Qué ejes marcarán el desarrollo de las entidades aseguradoras en 2018?

La economía española atraviesa su mejor momento de los últimos diez años, lo cual es una muestra de su gradual fortalecimiento y credibilidad en el mundo entero. En este contexto, seguimos disfrutando de un entorno muy favorable. En un mundo cada vez más digitalizado, el panorama en cuanto a los riesgos está cambiando y nuestra industria tiene que encontrar soluciones que puedan responder a estas nuevas necesidades. Para hacer frente a los desafíos del futuro, la innovación es crucial para nuestro sector. Contamos con una gran cantidad de datos de los que no disponíamos anteriormente y que, junto con sofisticados métodos de análisis, están mejorando tanto la evaluación de los riesgos y la prevención de pérdidas, como la gestión de los siniestros.

Las expectativas y el comportamiento del cliente están cambiando en función del diseño, los servicios y la venta del producto. Estas tendencias se van a traducir no solo en oportunidades de crecimiento, sino también en nuevos desafíos para el sector asegurador, y tendremos que estar preparados para ello.

¿Qué les diferencia de su competencia, tal vez su apuesta por conversaciones abiertas y sinceras y por la flexibilidad?

Intentamos fundamentalmente escuchar al cliente, identificar el problema, por muy complejo que sea, y proponer opciones de solución en conjunto. Es un proceso más consultivo y de co-creación.

Apoyamos a nuestros clientes para hacer frente al desarrollo y cambios que se están produciendo en el entorno. Por ejemplo, para nuevos riesgos como cyber, ofrecemos una amplia variedad de servicios a lo largo de la tradicional gestión de riesgos, desde el asesoramiento y mitigación del riesgo hasta la recuperación de datos y sistemas tras la ocurrencia de un evento, mejorando la resiliencia de los sistemas “internet-based”. Nuestros clientes esperan y necesitan soluciones completas que les permita estar cubiertos ante los distintos riesgos que surgen en el desarrollo de su negocio. Nuestra aspiración no es otra que ofrecer las soluciones apropiadas a cada necesidad con la cooperación, en todo momento, de nuestros socios.

La excelencia y rigor técnicos, nuestro expertise en suscripción, procesos a lo largo de la cadena de valor y tecnología son los pilares sobre los cuales desarrollamos las propuestas. Esto obliga naturalmente a mantener conversaciones abiertas, mantener la proximidad y a ser ágiles y flexibles.

¿Qué va a significar en su organización el relevo de Agustín Henche por Esteban Alburquerque?

Sin duda, se abre una nueva etapa con Esteban, que se construye sobre el legado extraordinario de Agustín Henche. Esteban lleva varios años trabajando con Agustín por lo que conoce muy bien MUNICH RE, el mercado y sus retos. En este sentido, será una transición exitosa y confirma que estamos preparados para asumir relevos tan significativos con talento interno.

Esteban y el equipo de Vida y Salud están muy ilusionados con seguir colaborando estrechamente con los clientes y demás actores del mercado para continuar impulsando el sector y afrontar con éxito los desafíos venideros.

 


2018, AÑO CLAVE PARA CONOCER EL IMPACTO DEL NUEVO BAREMO

Según adelantó en su cóctel de Año Nuevo en Madrid, una de las preocupaciones del mercado se encuentra en los efectos del nuevo Baremo en Autos ¿a qué se refería? ¿En cuánto deberían incrementar las primas las compañías? ¿Le preocupa la siniestralidad que está por llegar? ¿Podría producirse una desviación en las reservas de “grandes lesionados” en los siniestros de 2016 y 2017?

Me refería al hecho de que, por el momento, aún no se han producido suficientes resoluciones judiciales o acuerdos amistosos de los siniestros con lesionados más graves, lo que introduce un factor de incertidumbre, que estimamos se despejará a lo largo de este año y el que viene. No nos corresponde a nosotros pronunciarnos sobre esta cuestión. Además, sería muy difícil generalizar. Tanto las composiciones de cartera de las compañías, como su estructura de costes internos y externos, difieren notablemente en algunos casos. Además, hay otros factores a considerar, como es el impacto del nuevo Baremo para de los siniestros leves o menos graves.

Las estimaciones que hemos hecho se están cumpliendo de forma bastante precisa. La observación de nuestra propia cartera nos muestra que las reservas actuales de los siniestros ocurridos conllevan incrementos superiores al 110% en comparación al antiguo Baremo. No obstante, como ya he comentado, este año y el que viene serán claves para conocer el efecto real del Baremo sobre la siniestralidad.

Desde que el nuevo Baremo entró en vigor, venimos haciendo un seguimiento detallado de los siniestros declarados. Nuestra impresión es que las compañías, a pesar de las incertidumbres que el nuevo Baremo conlleva, están reservando los siniestros con la suficiente prudencia, por lo que en principio no esperamos desviaciones relevantes en los siniestros de grandes lesionados.

¿Están viendo también algún cambio en la siniestralidad en RC general (No Autos)?

Como ya sabemos, la influencia del Baremo en el ramo de responsabilidad civil distinta a la de Autos, ha sido y será directa, ya que se viene utilizando de forma orientativa por los tribunales para la resolución de siniestros con daños personales. A ello se une el hecho que aquí la aplicación retroactiva no sólo es posible, sino también previsible.

Cierto es también que en este ramo los límites de cobertura están limitados y son relativamente bajos, lo que hace que el impacto no será tan importante. Pensamos que se hace necesario revisar estos límites de cobertura al alza, para garantizar una cobertura adecuada a los asegurados.


 

Cóctel de Año Nuevo de MUNICH RE en Madrid