La edición de julio del ‘Marine Market Monitor’ de MARSH hace hincapié en que incidentes como el terremoto de Japón en marzo del año pasado, las inundaciones en Tailandia durante el segundo semestre de 2011 y el encallamiento del crucero italiano Costa Concordia en enero de este año (el siniestro más grande de una sola embarcación, superando al Exxon Valdez), están entre los eventos catastróficos que han generado altos pagos para esta industria.

Así, el informe a grandes rasgos destaca que se repite en 2012 el patrón de los años anteriores ya que la nueva capacidad excede a la que se retira. Existe una sobreoferta en el mercado y un bajo impacto en el sector debido a los desastres naturales de 2011 que ha continuado presionando las tarifas en un momento en que el ambiente de riesgo se mantiene volátil, apunta el estudio de MARSH. Todos estos acontecimientos han repercutido en la industria naviera de seguros, como en el caso de la suscripción, donde las pérdidas han llevado a que algunos suscriptores rehúsen a renovar riesgos a menos que sus expectativas de precios sean alcanzadas. No obstante, el costo de los seguros siempre va a estar determinado en gran parte por la disponibilidad de la capacidad y a pesar de la situación actual no hay señales que sugieran que la capacidad general del mercado vaya sino a aumentar en el futuro previsible.

En el sector asegurador de casco y maquinaria la principal causa de las pérdidas sigue siendo el daño en la sala de máquinas, lo que representa más de un 35% de los incidentes registrados en los últimos cinco años. La edad importa a los suscriptores, recoge el informe, ya que las cifras de las estadísticas recopiladas en primavera de 2012 de la Union of Marine Insurance (IUMI) muestran que el 50% de los principales incidentes reportados ocurrían a embarcaciones de más de 20 años de antigüedad.

MARSH predice un período de consolidación en el sector de la construcción naval y también un período en el que algunos de los astilleros más pequeños verán desaparecer la actividad casi por completo. Algunos astilleros están tratando de mitigar su exposición a las tendencias actuales, centrando sus esfuerzos en la mejora de la eficiencia de los diseños de sus buques para promover el ahorro de costos globales para los armadores. Por último, en el sector de protección e indemnización (P&I), la temporada de renovaciones no ha tenido los resultados esperados ya que el incremento de pérdidas por los eventos de 2011 trajo a la realidad el deterioro de los siniestros antiguos. El impacto del aumento de siniestros solamente se sintió a medida que los incrementos generales se fueron evaluando.

Frente al aumento de la competencia, los suscriptores han buscado nuevas áreas donde utilizar su capacidad, como suscribir los valores de rendimiento a medida que los aseguradores de propiedad responden a las pérdidas de las catástrofes naturales aumentado el valor de las primas, explica el informe. Los suscriptores de casco han buscado diversificación hacia riesgos relativamente rentables, aunque esto se ha visto obstaculizado por la escasez de nuevos pedidos de construcción.

COMPARTIR