“La economía está mostrando algunas señales de vida, se están estabilizando y los consumidores y los fabricantes muestran en los índices de confianza que esta tendencia va hacia lo positivo. Bajo este primas, las perspectivas de crecimiento de las aseguradoras se verán afectadas por el la fuerza y la capacidad de resistencia de la recuperación económica". Además, añaden "la planificación estratégica estará afectada por el mercado y la incertidumbre regulatoria. La forma en que las aseguradoras tradicionales continuarán realizando sus actividades tendrá que hacer frente a un gran desafío como será la nueva competencia tanto de dentro, como quizás de fuera de la industria de los seguros tradicionales”, apuntan los directivos al comienzo de los dos informes (2014 Property and Casualty Insurance Industry Outlook - 2014 Life Insurance and Annuity Industry Outlook).

Los informes reflejan que en los últimos años han sido particularmente difíciles para los que ocupan posiciones de alta dirección, ya que según Deloitte se encuentra en una situación de amenaza, no sólo los resultados a corto plazo en sus balances sino también porque se está cuestionando la viabilidad a largo plazo de sus modelos operativos. “El objetivo será el de hacer un uso más eficiente del capital, así como ampliar la tarta de mercado global a través del acercamiento a los segmentos de los consumidores con nuevas formas más innovadoras”.

Desde la consultora afirma que la innovación puede ser en última instancia, la clave para mantener a los aseguradores creciendo independientemente de las cambiantes condiciones económicas y del mercado de seguros, una manera de frustrar las amenazas competitivas actuales y emergentes, así como aprovechar las nuevas oportunidades”. Por ello, animan a las aseguradoras a descubrir las tendencias macro y microeconómicas que desafían a las aseguradoras y desarrollar nuevos sistemas y procesos a lo largo de sus organizaciones internas y de las cadenas de distribución externos, de modo que puedan mantener su competitividad en 2014 y en el futuro”.

Para el caso de las aseguradoras de Vida pueden ganar algo de tracción de ventas en 2014 gracias a un modesto crecimiento económico, la disminución del desempleo, y la posibilidad de un aumento en las tasas de interés. Sin embargo, muchos competidores del mercado han comenzado a darse cuenta de que para sostener el crecimiento en el largo plazo es necesario que se den los cambios fundamentales en sus modelos de negocio a corto plazo.