Haciendo un balance del desarrollo del mercado, explicó que “en diez ejercicios, el total que destina cada habitante a contratar seguros evolucionó de 285 dólares a 692 dólares; es decir, en promedio cada chileno destina hoy más del doble para protegerse frente a imprevistos. En el mismo período, la industria de seguros pasó de representar el 3,1% del PIB al 4,2% en 2012, cuando se pagaron 12 millones de indemnizaciones”.

Este año ha supuesto para las aseguradoras que “estamos enfocados en la oportunidad que nos ofrece el consumidor de hoy, más empoderado e informado. Asimismo, la modernización al Contrato de Seguros que forma parte del Código de Comercio es sin duda una oportunidad para, más allá de adaptarse a la nueva regulación, mejorar y perfeccionar los textos de las pólizas actualmente depositadas, con la mira puesta en el cliente, en un lenguaje más cercano y claro”.

Entre los aspectos normativos que han supuesto la mayor prioridad en la agenda, Camposano reveló que actualmente está en marcha “un proyecto de Ley en el Parlamento que se refiere a la Supervisión Basada en Riesgo (SBR). Sabemos que será un proceso lento de implementar. En Europa, llevan 12 años y aún no llegan a un modelo final. Estamos atentos y disponibles para contribuir y destacar que somos una industria”.