Jorge Luna arrancó su ponencia refiriéndose a la marca y el Marketing. “Estamos saturados de todo, tenemos miles de opciones, la palabra clave es ‘demasiado’ de todo, de ruidos, de llamadas, de anuncios de oportunidades, de oferta”. Da la impresión, añadió, de que lo complejo denota más inteligencia que lo simple, cuando es al contrario. La falta de sencillez, argumentó, lo estropea todo porque la suma es el ejercicio de los tontos, mientras que la resta lo es de los inteligentes. “Lo difícil de entender hace tonto al usuario mientras que lo fácil lo hace listo”, remarcó.

Insistió en que los conceptos fácil y rápido son ganadores porque reducen el estrés del destinatario. La sencillez debe ser visible y la complejidad invisible ante el cliente que no quiere saber nada de lo dificultoso. “La idea simple siempre derrota a la compleja”, ratificó.

Además, dijo que hay que mejorar la eficacia comercial, agrupar economías y compartir estructuras e innovar en productos. Remarcó que los mediadores de seguros son la primera línea de negocio, saben más que las compañías en lo que respecta a sus clientes y tienen que hacerlo valer. Y concluyó con un mensaje: innovar es también dejar de hacer algo que está mal hecho, salir de la guerra de precios, mejorar lo mejorable y explotar a fondo las posibilidades, analizando bien las debilidades y fortalezas de la empresa.

UNA CRISIS DE DECENCIA

Leopoldo Abadía comentó lo sucedido desde los orígenes de la crisis, para él acaecida en el año 2001, hasta nuestros días advirtiendo: “No creáis a nadie que diga que la crisis va a terminar en tal año, porque no tienen ni idea”. Ser sensato, para él, es tener criterio para decidir, tener optimismo para plantearse el futuro, no distraerse con cosas que no sirven, ser prudente, no comprar a los bancos lo que no entendamos, conocer y fijarse en la cifra del paro en economía, y tener claro que esta es una crisis de decencia, que hay y ha habido sinvergüenzas en todo y que hay que retomar los valores de siempre en un momento apasionante del que tardaremos en salir y lo haremos con esfuerzo y trabajando bien.

ACS-CV ABORDA EN SU JORNADA ASPECTOS LEGALES Y TECNOLÓGICOS

La Asociación de Corredores de Seguros de la Comunidad Valenciana (ACS-CV) celebró el miércoles en Forinvest una jornada dedicada a conocer el uso que hace el sector de las nuevas tecnologías, así como las últimas novedades del futuro marco regulatorio en el contrato de seguro. En la jornada, según se destaca desde la asociación, estuvo presente David Sanza, presidente de FECOR, y Jesús Valero, presidente de la Unidad de Mediación del Gobierno valenciano.

Carlos Albo, socio-director de Exponent Consultores y asesor de la asociación, reivindicó la importancia del uso eficiente de la tecnología en los despachos de corredurías “para optimizar el negocio y si queremos adelantarnos a la competencia desleal de la banca y de las grandes superficies”, para destacar que es su asignatura pendiente. Por su lado, Juan Bataller, catedrático de Derecho Mercantil y Defensor del Asegurado de ACS-CV, destacó que el nuevo marco regulatorio en el contrato de seguro va a representar importantes cambios para el sector.

EMPRENDEDORES Y BANCA

La segunda jornada de Forinvest comenzó con la conferencia de Ken Morse sobre el papel fundamental de las empresas de ‘capital venture’. El exasesor de Obama en materia de emprendedores y actual profesor de Esade ofreció un análisis de las ventajas e inconvenientes de este modelo y centró su discurso en qué pasos seguir para acometer con éxito la búsqueda de financiación. Morse insistió en la importancia de concentrar esfuerzos en la innovación y dotarse de un buen equipo de trabajo. Hizo hincapié en la necesidad de salir fuera para conocer las experiencias emprendidas en otros países y recomendó hacer un buen análisis del inversor escogido para conocer la cartera de productos. Además, recordó a los gobiernos que deben ser capaces de asumir decisiones rápidas así como de pagar a tiempo, como única vía para garantizar la competitividad.

También lugar la jornada ‘Los retos de la banca’, en la que se auguró que 2013 será el año de la reactivación del crédito. En palabras de Rafael Doménech, representante del Servicio de Estudios de BBVA, “2013 es el año en que previsiblemente la economía española tocará fondo; y desde el punto de vista del sistema financiero, será el año de la consolidación, de la gestión del ciclo y de la reactivación del crédito. 2014 marcará el inicio de la recuperación”. Santiago Carbó, Catedrático de Economía y Finanzas de la Bangor Business School, puntualizó que el sector financiero refleja los problemas de deuda del conjunto de la economía y que el escenario macroeconómico “no ayuda”. “Hemos empezado a hacer cosas bien –ha dicho en referencia a la reestructuración- pero quedan muchos retos pendientes”.