Algunos ejemplos que ya se usan en el mercado son los dispositivos móviles, el Internet de las Cosas, la telemática, los "grandes datos", el aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA), los chatbots, la tecnología de libro mayor distribuido (DLT por sus siglas en inglés), los comparadores, los modelos de negocio peer-to-peer y los modelos de plataformas. Todos ellos tienen un impacto a lo largo de toda la cadena de valor del seguro: desde el diseño, la suscripción y la fijación de precios de los productos, su comercialización y distribución, hasta el procesamiento de reclamaciones y la gestión continua de los clientes.

Con este prisma cambiante, desde la IAIS se propone realizar a través de una consulta pública el borrador de un documento temático sobre el uso creciente de la tecnología digital en los seguros y su potencial impacto en los resultados de los consumidores. Para ello, desde la asociación se invita a enviar comentarios sobre este documento de consulta antes del 30 de agosto de 2018.

"El propósito de crear este documento es considerar el impacto del creciente uso de la tecnología digital en los seguros", afirma la IAIS. Por ello, se destaca desde la autoridad que "se considerarán los resultados de los consumidores y se discutirá lo que significa la digitalización para la supervisión de los seguros".

Retos del regulador frente a la tecnología

"A medida que la digitalización cambie la forma en que se diseñan y distribuyen los productos de seguros, los supervisores tendrán que supervisar esta evolución, involucrar a las partes interesadas, tanto dentro como fuera del sector de los seguros, y considerar nuevas respuestas de supervisión para proteger los intereses de los consumidores", remarca la asociación internacional.



Es por ello que algunos de los principales retos a los que se enfrentan los supervisores, según se desgrana en el documento, "son el desarrollo de nuevas herramientas y capacidades para la supervisión de empresas cada vez más digitalizadas, la mejora de la cooperación con las autoridades financieras y la salvaguarda de los parámetros de supervisión para evitar el arbitraje regulador y la mejora de la seguridad de la información".

Para la IAIS las directrices de los supervisores son necesarias para un uso apropiado y responsable de las nuevas tecnologías a fin de salvaguardar el trato justo de los clientes y promover el asesoramiento y los servicios que sean adecuados y asequibles para el cliente.

El enfoque de este trabajo se centra en el diseño y la suscripción de productos junto con los aspectos como es el marketing, las ventas y la distribución de la cadena de valor de los seguros. Otros aspectos sobre la fijación de precios se abordarán en otros trabajos de la IAIS, añaden.