La Asociación de Ginebra ha anunciado los resultados de una encuesta anual única con la opinión de 40 líderes de la industria aseguradora y reaseguradora. El sondeo fue llevado a cabo durante el curso de la 36 Asamblea General de la Asociación de Ginebra, que tuvo lugar en Kioto (Japón), del 27 al 30 de mayo.

Nikolaus von Bomhard, consejero delegado de MUNICH RE y presidente de la Asociación de Ginebra recién elegido, comenta al respecto: “La encuesta demuestra que los líderes de la industria se han comprometido a aprender de la crisis volviendo a las raíces del negocio asegurador: la gestión prudente del riesgo como prerrequisito del éxito sostenible. Con este telón de fondo, creo que el sector asegurador está bien situado para capear el temporal económico ya que su propuesta de valor fundamental, la absorción del riesgo con eficacia de costes, es especialmente solicitada y relevante con los tiempos que corren”.

El seguro no sufrirá una gran repercusión del declive económico

De los resultados obtenidos en la encuesta, cabe destacar, entre otros, que tres de cada cuatro consejeros delegados que participaron esperan que la recesión no tenga más que un efecto ligeramente negativo. Los efectos de la contracción económica experimentados en todas las grandes economías se espera que sean atenuados por “oportunidades para las aseguradoras ya que la clientela necesitará una mayor protección en un mundo tan incierto” declara uno de los consejeros. En contraste, el 45% de los consejeros cree que la crisis financiera y la recesión económica resultante tendrán un notable efecto en la conducta de compra de su clientela. Una merma en la confianza del cliente, mayores demandas de transparencia del producto y la solidez financiera de los proveedores de seguro así como una mayor sensibilidad al riesgo se identificaron como algunos de los factores impulsores específicos.

Por otra parte, el 54% de los directivos expresó su descontento ante los avances generales de la normativa en materia de solvencia. Algunos de ellos de forma explícita reclamaron un mayor reconocimiento del apoyo colectivo internacional. Por lo que respecta al ritmo de cambio en la regulación de la solvencia, el 60% cree que es adecuado o algo lento incluso. “Ir demasiado deprisa es el mayor riesgo”, comentaba un consejero delegado. Respecto al ritmo de cambio en información financiera, el 33% se siente conforme. El 42%, sin embargo, cree que el ritmo de reforma debería ralentizarse.”Deberá emplearse tiempo y evitar reacciones automáticas” comentaba uno de los encuestados.

Aprender de la crisis

Asimismo, la encuesta muestra que la volatilidad macroeconómica es el primer riesgo que correrá la industria aseguradora en los próximos doce meses. En particular, los consejeros mencionan la incierta repercusión de la recesión en la demanda del consumidor, la dirección de los tipos de interés o el espectro de la inflación. Los riesgos políticos y reguladores se sitúan en segunda posición, en especial el riesgo de sobrerregulación y del proteccionismo en expansión a causa de la crisis financiera. Otros factores de riesgo mencionados con frecuencia son el deterioro de los ratios de gasto y el aumento de la competencia de precios.

“La gerencia de riesgos de empresa y los controles internos del riesgo tienen que ser reforzados”, declara uno de los consejeros. En cuanto a las enseñanzas específicas de gerencia de riesgos que deben extraerse, se reclama una mayor consideración del riesgo de liquidez. Aparte de las mejoras en la gerencia de riesgos, un enfoque de “vuelta a los orígenes” en la estrategia corporativa, la gestión del capital, la gestión de los activos y la gestión de producto se identificó como imperativo. “Sigue únicamente aquellas tendencias que comprendas realmente”, “Céntrate en tu negocio básico” y “Simplifica tus ofertas de producto” fueron recomendaciones específicas que aportaron los consejeros delegados participantes.