Con el título ‘Mentes abiertas - La conexión de las generaciones’, la reaseguradora trata con este estudio de fomentar el diálogo acerca de los riesgos y analizar cómo la sociedad y las generaciones han de afrontar sus futuro. Son muchos los encuestados que afirman también que los gobiernos no responden plenamente a los riesgos actuales y a los de las generaciones futuras.

En el estudio se pregunta a la gente sobre las cuestiones que más le preocupan, incluyendo el envejecimiento, el cambio climático, los desastres naturales, la energía y el suministro de alimentos. Casi todo el mundo está preocupado por las perspectivas de la economía, aunque las incertidumbres sobre el calentamiento global y los desastres naturales también están muy extendidas.

TEMOR POR LOS DAÑOS DE UNA CATÁSTROFE NATURAL

Las principales conclusiones del informe son:

- El 70% de los encuestados está dispuesto a asumir la responsabilidad personal de sus propios costes de jubilación.

- El 84% piensa que el cambio climático será responsable de más desastres naturales en el futuro.

- Casi 8 de cada 10 temen los daños de un terremoto, una inundación u otro desastre natural en los próximos 20 años.

- El 75% usaría la energía renovable si se pusiera a su disposición.

- El 91% quiere que los gobiernos hagan más para promover la eficiencia energética.

- El hambre es un problema importante, no solo en el mundo en desarrollo.

David Cole, director de Riesgos de SWISS RE, comenta que estos datos “muestran que las personas están dispuestas a asumir tanta responsabilidad como los líderes políticos”. “Los resultados son una llamada de que una mayor cooperación entre los gobiernos y el sector privado es vital para preparar sistemáticamente el futuro y hacer que las sociedades sean más resistentes”, señala.

JUBILACIÓN, MÁS CONFIANZA INDIVIDUAL QUE EN EL ESTADO

Uno de los temas concretos analizados en el informe es el de las incertidumbres asociadas a la jubilación. Los resultados del estudio ratifican que, en todo el mundo, la autonomía es vista como clave para hacer frente a los riesgos del futuro. Así, la mayoría preferiría pagar un plan de pensiones privado para su retiro (29%), jubilarse más tarde (19%) o recortar el gasto una vez jubilados (22%), más que confiar en el Estado (13%).