El Ejecutivo catalán, según explicó el viernes en un comunicado, adopta esta decisión después de que la Dirección General de Política Financiera, Seguros y Tesoro, en calidad de órgano supervisor, haya detectado “una gestión poco diligente de las medidas acordadas por la entidad en los años 2010 y 2012, que el entorno adverso de crisis financiera no le permitió implementar de una manera adecuada”. Estos acuerdos debían garantizar las provisiones para la prestación de renta de “vejez”. Es un producto por el que los mutualistas realizan una aportación mensual que recuperan en forma de renta al llegar su jubilación.

Según publicaba el 'Diario Oficial de la Generalitat', los nuevos administradores provisionales tienen que elaborar, en el plazo de un mes, un informe sobre la situación real de la entidad. Mientras tanto, la Generalitat ha instado a la mutualidad a cancelar todos los contratos de la prestación de “vejez”, estableciendo el 30 de abril de 2013 como fecha de vencimiento anticipados de los contratos vinculados a la prestación. Esta decisión no afecta a las demás ramos de actividad de la mutualidad, vinculados a otras modalidades de jubilación, Salud, Accidentes y Decesos.

“El objetivo de la Generalitat, como órgano supervisor, es proteger y velar por los derechos de todos los mutualistas”, afirma el Ejecutivo en su comunicado.