[David Leonor]

P.- Fundación Mutua Madrileña celebra sus diez primeros años de actividad. ¿Se han cumplido los objetivos con los que nació esta iniciativa? ¿Cuáles considera que han sido los hitos más importantes de su actividad en estos años?

Lorenzo Cooklin.- En estos diez años,  la Fundación se han convertido en un elemento imprescindible para el desarrollo de la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa de MUTUA MADRILEÑA y su compromiso para mejorar la vida de las personas. Entre otras muchas iniciativas, hemos ayudado a la mejora de los tratamientos de muchas enfermedades, incluyendo el cáncer; hemos ayudado a más de un centenar de ONG a llevar a cabo sus proyectos de acción social; hemos becado a cientos de jóvenes para que puedan ampliar sus estudios en el extranjero; hemos contribuido a que miles de jóvenes conduzcan con más prudencia; hemos promovido el voluntariado corporativo para ayudar a los más desfavorecidos; y hemos acercado las artes y la música a miles de niños y adultos.

P.- Hoy día, ¿cuáles son, a grandes rasgos, los ámbitos de actuación y temáticas de la Fundación?

Lorenzo Cooklin.- Fundación Mutua Madrileña centra su actividad en cuatro ámbitos de actuación:

- Apoyo a la investigación: somos la entidad privada española que más recursos destina a la investigación, con la que buscamos contribuir de forma desinteresada en la mejora del tratamiento de las enfermedades y contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, al sostenimiento de la actividad científica en nuestro país.

- Acción social y atención a colectivos desfavorecidos: desarrollamos una intensa labor social, que va desde el apoyo a la formación de jóvenes en dificultades a la realización de estudios de postgrado en el extranjero entre los que tienen mejor expediente académico, hasta la ayuda a diversas ONG para que puedan llevar a cabo sus programas de acción social con colectivos desfavorecidos, fundamentalmente en España pero también en el extranjero. El  año pasado pusimos en marcha nuestra I Convocatoria de Ayudas a la Acción Social, que ha permitido a una veintena de entidades sin ánimo de lucro disponer de medio millón de euros para desarrollar programas de apoyo a la infancia, colectivos discapacitados, mujeres en dificultades, personas que necesitan apoyo para su integración social y laboral, y ayuda a proyectos de cooperación internacional.

- Difusión de las artes y la cultura: desarrollamos un intenso programa de apoyo a la cultura, en el que tiene especial importancia la educación y el acercamiento de la infancia a las artes. Apoyamos al Museo Reina Sofía, al Museo del Prado, al Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y al Teatro Real para que puedan proseguir con sus programas de estudio y actividades de difusión de la cultura. Nuestros mutualistas y asegurados se benefician, de forma directa, de nuestro apoyo a las diferentes actividades culturales a través de algunas ventajas, como el acceso gratuito al Museo Reina Sofía y al de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con un acompañante o el acceso por un bajo importe, que se destina íntegramente a fines benéficos, a los ciclos de conciertos de música clásica destinados al público adulto y familiar. También desarrollamos un amplio programa de conferencias sobre Historia de España y diferentes ámbitos de las Ciencias Sociales.

- Seguridad Vial: llevamos a cabo diferentes proyectos de investigación sobre las razones y las circunstancias que provocan los accidentes (entre los jóvenes, entre los conductores de motos, por grupos de edad, por niveles de reincidencia, etc.) para, de esa forma, determinar mejor las conductas que pueden evitarlos. Así sucede con el colectivo juvenil y la campaña ‘Agárrate a la Vida’. Debido a la fuerte vinculación de MUTUA MADRILEÑA con el mundo del automóvil, en Fundación Mutua Madrileña también llevamos a cabo diferentes acciones de divulgación entre los conductores adultos de comportamientos responsables y seguros al volante en todo momento y, en especial, en circunstancias difíciles de conducción, como con nieve, lluvia o en largos desplazamientos.

PRIORIZAR LA ACCIÓN SOCIAL

P.- ¿Con qué presupuesto se trabaja?

Lorenzo Cooklin.- El presupuesto de Fundación Mutua Madrileña es de unos 6 millones de euros.

P.- Y, a partir de ahora, ¿en qué temas queréis profundizar? ¿Qué prioridades tiene la Fundación a medio plazo?

Lorenzo Cooklin.- La prioridad es y será siempre continuar mejorando su actividad en sus diferentes ámbitos de actuación, tanto para la sociedad en general como para los mutualistas en particular. Además, y al igual que hicimos en 2012, una de nuestras prioridades actuales es continuar fortaleciendo nuestro compromiso con la Acción Social dada la situación de necesidad que atraviesan colectivos importantes de nuestra sociedad como consecuencia de la crisis económica. Por ello, tras haber anunciado a finales de 2012 los resultados de nuestra I Convocatoria de Ayudas a la Acción Social, a través de la cual hemos destinado 500.000 euros a 18 iniciativas de entidades no lucrativas de toda España, próximamente presentaremos una nueva convocatoria, con la que queremos contribuir a paliar la falta de recursos de las ONG y ayudarles a poder cumplir con sus objetivos.
Igualmente, también como parte de nuestro compromiso social, estamos desarrollando diversas iniciativas relacionadas con la formación de los jóvenes en riesgo de exclusión, tales como el ‘Proyecto Jóvenes Profesionales’, que trabaja para la inclusión en el mercado laboral de estos chicos y reducir su tasa de fracaso y abandono escolar; y el apoyo a la Cátedra Familia y Discapacidad de la Universidad Pontificia Comillas, por el cual apoyamos la formación de hijos de nuestros mutualistas con Síndrome de Down.

P.- ¿Cuáles cree que han sido las aportaciones más importantes de la Fundación a la sociedad? ¿Y a la propia mutua y a sus mutualistas?

Lorenzo Cooklin.- Desde el punto de vista cualitativo, todos nuestros proyectos son importantes. Desde el punto de vista cuantitativo podrían destacarse algunos indicadores: hemos ayudado a más de 1.100 proyectos de investigación médica, que han supuesto más de 2.000 publicaciones científicas; hemos ayudado a más de un centenar de ONG a que puedan llevar a cabo sus proyectos; hemos involucrado a más de 20.000 jóvenes en nuestras iniciativas de seguridad vial; y hemos acercado a los principales museos a cientos de miles de mutualistas, entre otros muchos logros. Pero, como siempre digo, lo que verdaderamente nos interesa es el impacto cualitativo de nuestra actividad: lo relevante es que nuestras iniciativas hayan servido para salvar una vida o mejorar la calidad de vida de cualquier colectivo.

P.- ¿Cómo ha dado Fundación Mutua Madrileña voz a sus grupos de interés y cómo se han plasmado estas demandas?

Lorenzo Cooklin.- En Fundación Mutua Madrileña queremos conversar de forma permanente con nuestros grupos de interés. Por este motivo, estamos presentes en Facebook, Twitter y Google+, y atendemos a todos aquellos que lo desean por teléfono, email, etc.
Entre las principales demandas que nos encontramos destaca la petición por parte de los empleados de MUTUA MADRILEÑA de participar en iniciativas solidarias. Por este motivo, desde 2011 apoyamos el Programa de Voluntariado Social Corporativo de la mutua. Bajo el lema ‘Juntos hacemos más’, dicha iniciativa se ha convertido en un programa consolidado que ha calado profundamente entre los empleados, como demuestran que participa ya el 17% de la plantilla y seguimos creciendo. Más de 280 empleados, algunos de ellos juntos a sus familias, han colaborado ya en actividades de organizaciones que abarcan todo tipo de ámbitos de actuación, como Apascovi, Pueblos Unidos, Banco de Alimentos, Caíco, Deporte y Desafío, Fundación Theodora, Menudos Corazones o Sant Egidio, entre otras muchas.
Igualmente, recibíamos tantas solicitudes de ayudas por parte de las ONG (más aún, si cabe, en el actual contexto de crisis) que el pasado año pusimos en marcha la Convocatoria de Ayudas a la Acción Social que antes mencionamos.

UNA FORMA DE ENTENDER LAS RELACIONES EMPRESARIALES

P.- ¿Por qué la RSC es importante en una empresa? ¿Vuestra apuesta en este ámbito tiene el reconocimiento y el valor que merece dentro de la estrategia global de la Mutua?

Lorenzo Cooklin.- Fundación Mutua Madrileña es una pieza fundamental en el desarrollo de la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa de MUTUA MADRILEÑA. Es la constatación de que nuestro compromiso social es firme y sostenible, cercano y “pegado” a la realidad que nos rodea. Sin embargo, en MUTUA MADRILEÑA no entendemos nuestra responsabilidad corporativa, tan solo, desde un punto de vista de acción social. La asumimos, de hecho, como una forma de entender las relaciones empresariales con todos nuestros grupos de interés y cuenta con el apoyo de la más alta dirección de la compañía. De esta forma, aseguramos el desarrollo profesional, las posibilidades de conciliación y la igualdad entre nuestros empleados; fomentamos la cercanía y la comunicación con nuestros mutualistas y asegurados; desarrollamos inversiones responsables e implementamos un estilo de gestión y gobierno corporativos basado en nuestros compromisos éticos y de transparencia; mantenemos una política de gran agilidad en el pago a nuestros proveedores y buscamos, en todo momento, un desarrollo sostenible en el futuro.

P.- La RSC, ¿es posible también en empresas pequeñas?

Lorenzo Cooklin.- Sí, ya que cualquier compañía, sea cual sea su tamaño, puede abordar de formar responsable todos los ámbitos de gestión en los que se vea involucrada y contribuir así, en la medida de sus posibilidades, al desarrollo y mejora social de su entorno. España, sin duda, debe tener un Tercer Sector más desarrollado y articulado del que ahora tiene, y las empresas, grandes o pequeñas, deben jugar un papel más relevante en ello.