La formación es una de las prioridades para garantizar la evolución del sector asegurador. Así lo demuestra el interés prestado por la DGSFP a este ámbito. “Estamos trabajando para elevar a rango de Real Decreto algunos artículos de la Resolución de Formación de la Ley de Mediación, aunque no va a haber cambios esenciales, porque hasta el momento ha dado buenos resultados”, declaró Laura Duque, subdirectora general de Ordenación del Mercado de Seguros de la DGFSP. La jornada sobre formación, patrocinada por RBI-INESE e IL3 UB (Instituto de Formación Continua de la Universitat de Barcelona) y moderada por María Luisa Hernández, directora de Formación de INESE en Barcelona, brindó a Duque la ocasión de repasar la aplicación de dicha Resolución tres años después de su entrada en vigor. Tras insistir en la importancia de la formación “para mejorar tanto la rentabilidad de la empresa como la imagen de la propia compañía y del sector”, reseñó el incremento de la oferta formativa para acceder a los grupos A, B y C registrado en este periodo, lo que ha repercutido en “una mejora de la calidad y del precio”.

Además, abordó algunas complicaciones que conllevan las franquicias, recordando que es factible que un conjunto de corredores se unan para gestionarse de manera conjunta bajo esta fórmula, pero que “no se puede franquiciar a aquel que no sea mediador, es decir, si no está inscrito en el Registro y no acredita disponer de los requisitos exigidos: formación, honorabilidad, capacidad financiera y responsabilidad”. Finalmente, quiso advertir del uso excesivo de la excepción recogida en el Anexo IV de la Resolución, que permite que, bajo determinados supuestos, la duración de los cursos para los grupos B y C sea más corta de lo indicado inicialmente. “No se debe utilizar el Anexo para reducir la formación a menos de la mitad de lo que realmente se estima, porque la formación es lo que abre la puerta a la Mediación”, explicó.

El papel del 'e-learning'

El abogado y profesor universitario Ricardo Ruiz de la Serna disertó acerca de la incidencia de las nuevas tecnologías para “integrar nuevas formas de aprendizaje en la formación a distancia”. Entre otras ventajas, resaltó la ruptura de las barreras de distancia, la capacidad de interrelación y diálogo y la inmediatez que ofrece Internet, así como sus posibilidades para superar las limitaciones de los horarios y los problemas y costes de la disponibilidad de materiales. Todo ello ha contribuido al desarrollo del 'e-learning' que “ha aumentado su facturación un 30% en 2007, mientras que ya supone el 20% de la formación en la Administración Pública”, según apuntó el abogado.

El encargado de hablar acerca de la financiación de la formación fue José García Llorente, director de Comunicación y Coordinación Institucional de la Fundación Tripartita, quien quiso resaltar las medidas impulsadas por el Gobierno para renovar la formación profesional. “Esa modernización de la formación tiene que ver con el nuevo modelo de crecimiento económico, en el que queremos que la innovación y las personas ocupen los lugares centrales”, declaró.

También intervinieron en la jornada Juan Luis Ayuso, socio director, Coach Ejecutivo y de Equipos de Ibercoaching; Isidre Martínez, director de Global Actuarial; Óscar Dalmau, responsable de Soluciones Corporativas de IL3 UB; y Francesc Giralt, director del Área de Formación y Desarrollo de GRUPO GENERALI.