El resultado neto se situó en 1.900 millones (1.779 millones de euros), un 9,5% por debajo de las ganancias de 2015, mientras que los beneficios de explotación ajustados fueron de 2.100 millones (1.967 millones de euros), un 87% menos.

El grupo detalla que sus beneficios de explotación ponen de relieve unos “resultados fuertes y continuos” en las divisiones de Salud y Beneficios Complementarios Globales, así como las medidas tomadas para mejorar los resultados en las divisiones de Tercera Edad e Incapacidad y Vida.

David M. Cordani, presidente y consejero delegado de la sociedad, comenta: “Finalizamos 2016 fuertes y esperamos conseguir un interesante aumento de ingresos y clientes en el próximo año”. En este sentido, anticipa que la base de clientes a nivel mundial se prevé que crezca el presente ejercicio entre 300.000 y 500.000 personas, al tiempo que se espera un incremento de entre un 12% y un 18% en 2017 de los resultados de explotación.

COMPARTIR