Son datos de un estudio del ‘Observatorio Sectorial DBK’ de Informa (filial de CESCE), que concreta que el segmento de certificación se vio favorecido por la mejor coyuntura, la mayor demanda en el área de gestión medioambiental y, en menor medida, en la de gestión de calidad, y el dinamismo de normas de menor implantación, como la ISO 50001 o la ISO 22000.

En inspección, los ingresos en la actividad sectorial aumentaron un 2,9%, hasta 930 millones de euros, con un comportamiento algo más favorable de la inspección industrial. Por su parte, el negocio de las ITV se vio penalizado por el rejuvenecimiento del parque automovilístico por primera vez desde 2007 y la presión sobre las tarifas, dejando unos ingresos de 620 millones (+0,5%).