Pese a que las inundaciones en Europa afectaron a las cuatro divisiones del grupo y provocaron una carga siniestral de 232 millones, TALANX alcanzó un resultado operativo de 1.000 millones, con un ratio combinado del 96%, mejorando en 2 puntos el porcentaje de la primera mitad de 2012.

Además, el beneficio neto se incrementó un 15%, hasta 407 millones. Los ingresos netos por inversiones subieron un 7%, hasta 1.900 millones.