La consultora estima que el coste total de las nuevas normativas entre el periodo 2010-2012 se eleva a entre 8.000 y 9.000 millones, con un coste medio para cada una de las 40 aseguradoras analizadas que excede los 200 millones.

"La nueva agenda regulatoria genera presión e incertidumbre a las aseguradoras, necesitándose nuevas capacidades. El volumen de las exigencias regulatorias en el ámbito de los seguros se ha incrementado a un nivel no visto en décadas”, comenta Francesco Nagari, socio de Seguros de Deloitte. “El cumplimiento normativo ha costado miles de millones de euros a la industria europea y la mayoría de las aseguradoras espera que la factura por la aplicación de la nueva normativa -que incluyen la NIIF 4, Solvencia II, la NIIF 9, Reglamento SIFI y FATCA - continuará en los niveles actuales al menos hasta 2015”, anticipa.

En su informe, la consultora destaca que las aseguradoras pueden absorber la incertidumbre en torno a las nuevas normas de una manera más eficaz mediante el establecimiento de un equipo ejecutivo que incentive una visión completa del impacto de la regulación y coordine una respuesta única.