La muestra cuenta con 58 impactantes imágenes de fotógrafos nacionales e internacionales a través de las que se relatan varios casos de recuperación de especies que han pasado de estar en peligro de extinción a un nivel demográfico aceptable; de ríos que se habían declarado muertos y han sido resucitados; de paisajes que parecían lunares y han vuelto a estar llenos de vida.

También se incluyen ejemplos de cambios significativos de conducta en las personas y los gobiernos que han logrado cambios muy positivos para nuestro planeta.

“Impedir el agotamiento, la pobreza, el afeamiento e incluso la extinción reporta una de las más íntimas satisfacciones para los que estamos implicados. Sin olvidar, por supuesto, la formidable alegría que provoca darnos esa excelente noticia que es darle buenas noticias a la vida”, explica el comisario de la exposición, Joaquín Araújo.

COMPARTIR