Esta revisión de la arquitectura de los organismos supervisores aumentará las responsabilidades de los órganos de control de la UE en el ámbito de la banca, los mercados de valores y financieros y los seguros y pensiones, y mejorará su estructura de gobierno.  Esto, afirman desde la Eurocámara, "les permitirá adaptarse a mercados cada vez más complejos, garantizando la protección de los consumidores y los contribuyentes, y resolver las controversias y violaciones de la legislación de la UE con mayor eficacia".

Para asegurar una aplicación uniforme de las normas de la UE y promover la verdadera Unión de Mercados de Capitales, la reforma asigna a la Autoridad Europea de Mercados y Valores (AEVM) poderes de supervisión directos en sectores específicos, como los mercados de instrumentos financieros y los indicadores financieros. La AEVM también coordinará las acciones nacionales en los ámbitos de Tecnología Financiera (FinTech) y promoverá mecanismos de financiación sostenible.

Por otra parte, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) se encargará de evitar que el sistema financiero se utilice para blanquear dinero o financiar el terrorismo. Concretamente, ahora tendrá el poder de adoptar medidas para prevenir y combatir el lavado de dinero y la financiación de actividades terroristas. Las autoridades nacionales estarán obligadas a proporcionar a la EBA la información necesaria para identificar las debilidades en el sistema financiero de la UE con respecto al lavado de dinero.

Próximos pasos

El acuerdo se ha adoptado ayer, martes, por 521 votos a favor, 70 en contra y 65 abstenciones. Los ministros de la UE ahora tendrán que confirmar formalmente el acuerdo antes de que la reforma entre en vigor.

Noticias relacionadas

Insurance Europe: el Seguro mantiene con EIOPA un "supervisor sólido e independiente"