El cambio en el contrato de seguro significa probablemente el cambio legal más trascendental en las últimas décadas para el negocio asegurador. Arellano recuerda en sus líneas que el presente cambio se ha prolongado en el tiempo, después de que se iniciara allá por 1990 cuando la “Superintendencia de Valores y Seguros convocara a abogados especialistas en derecho de seguros para elaborar un proyecto de ley destinado a modificar el Título VIII del Libro II del Código de Comercio, relativo al contrato de seguros”.

Señala que aquellos trabajos y un importante debate en ambas Cámaras han llevado a este nuevo texto con “temas tan relevantes como el seguro de responsabilidad civil, el reaseguro, los contratos colectivos, la pluralidad de seguros, el fraude en el seguro y muchos otros han quedado incorporados a nuestra legislación conforme a las prácticas que prevalecen en Chile y en el resto del mundo”. En definitiva una reforma “necesaria, que recoge los aspectos más sustantivos propios de esta importante actividad económica, pero que en ciertos temas denota una insuficiente discusión especializada con matizados puntos de vista”.

El texto íntegro del socio de DAC Beachcroft se puede leer aquí, al igual que el cambio normativo. Asimismo, el autor presentará a finales del mes de mayo un libro sobre el seguro en Chile bajo el título ‘La Ley del Seguro’ editado por Thompson Reuters.