“La empresas tienen que ser más ágiles para combinar las ventajas que el tamaño otorga a las grandes empresas con el enfoque personalizado de las pequeñas, las ventajas de lo tradicional y el vanguardismo de lo nuevo”, explica Mark Spelman, managing director de Accenture. “Si logran un buen equilibrio entre los extremos, las empresas podrán sacar partido de los cambios de comportamiento y contribuir a aumentar el gasto de los consumidores, lo que a su vez puede impulsar el crecimiento global”, destaca.

El informe señala también que los consumidores de mercados emergentes han experimentado un mayor cambio que los de mercados desarrollados. Por ejemplo, el 62% (frente al 25%) de los consumidores de mercados emergentes han interactuado con empresas a través de Internet en los tres últimos años, al igual que el 64% (frente al a 32%) se preocupa más por el impacto social y medioambiental de sus compras.

COMPARTIR