El informe, que entre otras conclusiones significativas también destaca que para el 70% de los encuestados la crisis ha mermado su capacidad de ahorro, demuestra que debe hacerse un esfuerzo por mejorar el conocimiento de los sistemas de previsión social para que las empresas puedan ayudar a los empleados a planificar y garantizar su seguridad financiera una vez llegado el momento de la jubilación.

“La empresa debe dar un paso más y tomar la iniciativa en el sistema de ahorro complementario a la Seguridad Social”, afirma de Carlos González Perandones, subdirector general y director del Área Comercial y de Bancaseguros de la aseguradora. “Para ello –añade- debe asumir tres importantes tareas: la primera, crear conciencia en el seno de cada empresa, la segunda, elegir el modelo más adecuado a sus capacidades y necesidades, y la tercera, implantar y gestionarlo para llevarlo a buen fin”.

Noticias relacionadas

Un 46,1% de empleados no dispone de productos complementarios a la pensión pública

COMPARTIR