En el apartado de la asignatura pendiente de las pymes, la internacionalización continúa siendo el obstáculo, ya que el 90% de los encuestados no mantiene ningún tipo de actividad internacional y solo cinco de cada 100 se han planteado, a raíz de la crisis, explorar vías de negocio fuera de nuestras fronteras. El perfil de las empresas más proclives a dar el salto exterior es el de aquellas que pertenecen a sectores como el comercio al por mayor, el transporte o los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería. Por regiones, las empresas afincadas en Madrid son las más dispuestas a buscar vías de internacionalización para mejorar sus expectativas, ya que el 11% de ellas no descarta salir fuera en el futuro, frente al 5% de la media nacional.

En cuanto a las medidas para mejorar la situación de crisis actual, la mayoría de las empresas se muestra de acuerdo en la necesidad de crear una institución de financiación pública que proporcione mayor liquidez, en concreto, el 73%. Respecto al impacto positivo que han generado las medidas de reforma económica puestas en marcha hasta ahora, las pymes mantienen diversidad de opiniones: el 24% cree que no le han beneficiado en absoluto; el 21% considera que han sido poco útiles; el 29% les confiere un impacto relativo; y un 27% las califica como muy útiles. Sobre algunas medidas concretas, como el plan de pago a proveedores, el 61% cree que no le ha afectado y un 15% destaca que les ha beneficiado notablemente.