“Las exportaciones estuvieron impactadas por la caída de la demanda por parte de los principales socios comerciales, especialmente China, y por la bajada de los precios del metal y el gas (que suponen cerca del 70% de las exportaciones). El consumo privado y la inversión también cayeron significativamente”, explica el grupo en su trabajo, publicado por SOLUNION.

Para este año y el próximo, la previsión es que la economía del país andino acelere su crecimiento, hasta el 3,6% en 2016 y el 4,5%, en 2017, superando así la media de la región. “La actividad estará conducida por la ejecución de nuevos programas mineros (que podrán llegar a doblar la producción en 2017, desde los niveles de 2014) y por otros de inversión pública, especialmente en infraestructura”, se anticip