Entre otros motivos, esta menor alza responde a la subida de los precios del petróleo, que erosiona la renta disponible, y el impacto que la inestabilidad política ha tenido en la confianza de inversores y consumidores (efecto estimado de entre -0,2% y -0,5% en el crecimiento). En este punto, se estima que la incertidumbre política podría restar más del 0,3% a la actividad durante el 2018.

La inflación prevista para el año se sitúa en el 1,7%, en línea con la eurozona, pero con el riesgo de que se amplíe el diferencial.

Por otro lado, continúa la creación de empleo, pero la tasa de paro se sitúa en el límite estructural (cerca del 16%), por lo que la ausencia de reformas “plantea retos para aumentar la actividad de manera sostenida”, según indica el informe.

Tabla

Noticias relacionadas

Los tipos de interés continuarán bajos y persistirán los problemas para el seguro de Ahorro

COMPARTIR