Bajo este escenario, COFACE prevé una desaceleración considerable del PIB en 2014 (+1,3% en 2014 respecto al 2,5% en 2013), debido al lento crecimiento del consumo de los hogares, la falta de dinamismo de las inversiones y una balanza comercial débil. 2015 será un punto de inflexión, aumentando el PIB a medio plazo, auguran.

De esta forma, después de un aumento marginal de 0,9% en 2012, el PIB brasileño registró una mejoría leve, superior al 2,5% en 2013. La actividad fue impulsada principalmente por una recuperación de la inversión que se incrementó en un 6,3% interanual, tras la caída del 4% observada en 2012. Sin embargo, a pesar de esta mejora, el nivel de inversiones en el país sigue siendo muy bajo, representando sólo el 18,4% del PIB en 2013.

Durante muchos años, el motor del crecimiento del país fue el consumo de los hogares, que superó al PIB en muchas ocasiones en la última década. Una clase media emergente y un acceso al crédito más fácil han contribuido a esta situación, pero el modelo parece haber llegado a su límite: los tipos de interés y las presiones inflacionarias han aumentado, mientras que los salarios han crecido muy lentamente.

Revisión de la evaluación de Riesgo País a A4

Para COFACE este año estará marcado por la escasa actividad y la alta inflación. Gracias a la Copa del Mundo y a las elecciones presidenciales, el calendario laboral será más corto en Brasil. La Copa del Mundo sólo benefició a segmentos específicos, como el turismo, los restaurantes y el textil. Por otra parte, muchos sectores y servicios se vieron obligados a suspender su actividad en los días de partido, ya que la infraestructura del transporte del país no era suficiente para absorber el mayor volumen de usuarios. Se espera que los empresarios pospongan las inversiones durante el segundo trimestre de 2014 y aún no está claro si las inversiones van a recuperar su impulso en 2015. El próximo gobierno tendrá que implementar medidas restrictivas para volver a encauzar la inflación.

"Para 2014 prevemos un escenario menos próspero en términos de PIB, con una previsión de aumento del 1,3% en el mejor de los casos. Brasil ya ha comenzado 2014 con una rebaja de las agencias de calificación. En marzo de 2014, COFACE también rebajó la evaluación de Brasil de A3 a A4”, explica Patricia Krause, Economista de Coface para la Región de América Latina. Para la economista, “la percepción de un aumento del riesgo en el país se explica por el deterioro de los indicadores económicos oficiales, la baja inversión, la elevada inflación y una actividad que carece de impulso”.

2015, retorno al equilibrio

Las previsiones que hace COFACE para 2015 siguen indicando una baja tasa de PIB y una continua aceleración de la inflación. A pesar de esto, Coface anticipa un año de ajustes, con un retorno al equilibrio de los precios regulados contenidos. Esto podría afectar negativamente a la actividad en el corto plazo, pero debería aumentar la confianza de los inversores, e impulsar el PIB en el medio plazo.