“Casi la mitad de las inversiones emplazadas del seguro español lo están en diferentes figuras de renta fija de deuda pública; inversión que, sumada a la deuda en otros estados europeos, ya es capaz por sí sola de superar el 50% de la inversión global”, comentó durante su intervención en un acto en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid.

Apuntó, además, que la duración media de los activos del sector asegurador es de 8 años. En el 41% de las inversiones, el plazo es superior a 10 años y “solo en el 6% de las inversiones el asegurador tiene previsto llamar a la puerta del emisor en los próximos 12 meses para preguntar por su dinero”.

Explicó, por otro lado, cómo el seguro ha ido evolucionado hacia el concepto de prestación de servicios. “El incremento de la capacidad de comunicación directa entre cliente y asegurador hizo que éste último diera el último salto hacia la prestación de servicios”, destacó.

Por otra parte, la presidenta defendió la calidad del empleo en el sector y la amplitud de posibilidades que ofrece para atraer talento. “El primer argumento es porque, casi sea cual sea la habilidad que hayan desarrollado o decidido desarrollar, el seguro la necesita”, comentó González de Frutos, que remarcó también la estabilidad y que en el sector asegurador “es posible desarrollar carreras completas, desplegar la profesionalidad a lo largo de la vida”. En este sentido, la antigüedad media en el puesto de trabajo de nuestros trabajadores es de 14,5 años en el caso de los hombres, y 13,2 en el caso de las mujeres. Además, concluyó, el “seguro siempre presta atención a que sus empleados se formen”.