El proyecto, del que podrían beneficiarse las pymes del sector asegurador que estén pensando en traspasar su negocio sin recurrir a fondos de inversión, consiste en facilitar la ayuda necesaria, informando sobre trámites burocráticos y administrativos que supone la transmisión, e identificando cuáles son los mejores instrumentos de financiación para este tipo de operaciones. Incluso podrán facilitar el contacto entre empresas y emprendedores, pues para un emprendedor es más fácil no tener que partir de cero.

Plan activo a partir de septiembre

En nuestro país, el 98,8% del tejido empresarial son pymes, que representan el 64% del PIB y dan empleo al 67% de los trabajadores españoles. Por eso, según apuntó ayer la secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Begoña Cristeto, con la puesta en marcha del plan de apoyo a la transmisión de empresas, que estará 100% activo a partir de septiembre, se pretende “crear un mercado nacional que favorezca la transmisión de empresas mediante el ofrecimiento de servicios de asesoramiento a compradores (emprendedores) y vendedores (pymes), que integre las iniciativas existentes de ámbito territorial y al que se puedan adherir otras entidades, asegurando la continuidad de empresas viables en peligro de desaparecer por problemas distintos a los económicos. La pyme es nuestro objetivo principal ya que, por su coste, es más difícil que tengan acceso a servicios de intermediación profesionales para realizar este tipo de operaciones”.

Por su parte, el presidente de CEPYME,  Antonio Garamendi, ha señalado que “la adquisición y venta de una empresa existente es una vía alternativa para iniciar, dar continuidad o impulsar un proyecto empresarial, evitando la desaparición de empresas y de puestos de trabajo que se produciría de no llevarse a cabo con éxito esta transmisión”.

Los expertos prevén que durante los próximos diez años cambiarán de titularidad un tercio de las empresas de la UE, con cifras que pueden oscilar entre el 25% y el 40% según los Estados miembro. En España, se calcula que aproximadamente se producen en torno a 50.000 procesos de transmisión de empresas al año. Un tercio de ellos puede malograrse por dificultades de distinto tipo que surgen en el proceso de transmisión, con lo que ello supone de desaparición de empresas y pérdida de puestos de trabajo.

Incentivar la planificación

A través del Plan de Apoyo a la Transmisión de Empresas, que se presentó ayer en la sede de CEPYME, se pretende mejorar la sensibilización de las empresas sobre la relevancia de estos procesos, incentivando la planificación de los mismos y la información sobre cómo llevarlos a cabo en las mejores condiciones. Por otro lado, es otra manera de proporcionar a los emprendedores una alternativa para establecerse distinta de la creación “desde cero” de su empresa. La compra de una empresa en funcionamiento puede ser una opción atractiva en determinados casos.

Asimismo, se busca crear un mercado transparente de compraventa de empresas, poniendo en contacto a los vendedores con emprendedores interesados en adquirir el negocio. Para ello, y a partir de otras iniciativas llevadas a cabo por el Ministerio de Industria, se creará una red de entidades colaboradoras que llevarán a cabo una labor de acompañamiento y prestación de servicios para las partes involucradas en estos procesos y se facilitará un servicio online de información, comunicación y publicación de las operaciones.

En esta misma línea, el Plan tiene como objetivo identificar y poner a disposición de los interesados en estas operaciones una comunidad de agentes financieros (inversores, instituciones financieras, plataformas de financiación participativa, etc.), que permitan a los futuros inversores encontrar la fórmula financiera que más se adapte a sus necesidades.

El plan también contempla la creación de servicios de asesoramiento empresarial en materia de legislación de sucesiones, fiscalidad, preparación de la venta de la empresa, valoración, y demás aspectos relacionados con la transmisión de empresas

Con esta iniciativa, se quiere contribuir a facilitar la continuidad de la actividad empresarial, facilitando la transmisión de las empresas, con el consiguiente impacto positivo que ello tienen en el aumento de la inversión y el mantenimiento y creación de empleo.