Entre las medidas adoptadas por la DGSFP, se le exige que presente cada mes un plan detallado sobre la evolución de sus participaciones preferentes, además de solicitarle un plan de negocio a tres años sobre el que el regulador se pronunciará posteriormente.

Una primera medida que la aseguradora pondrá en marcha para reponer las pérdidas de 2012 será una ampliación de capital de 150 millones que diluirá los números rojos del pasado año, que en el caso de la sociedad matriz fueron de 90 millones. La operación, que se ha incluido en el orden del día de la Junta de Accionistas del próximo miércoles, se hará con cargo a los fondos propios. En todo caso, tanto la solvencia como las provisiones de la aseguradora están por encima del mínimo exigido.