Sobre la evolución del seguro de Autos, reconoció cierta “preocupación por la repercusión” del baremo en la siniestralidad, pero que los primeros datos, que se reflejan en el informe, son favorables, aunque aún hay que esperar para conocer bien la verdadera repercusión. Sin embargo, la DGSFP quiere constatar que las aseguradoras realizan “una gestión adecuada y consistente de los riesgos”. En concreto, que diferencian la gestión y los resultados de la RC General, la voluntaria y la obligatoria, separándola del resto de coberturas de Autos.

En cuanto al seguro de Salud, destacó la buena evolución del ratio combinado y animó a las aseguradoras a buscar soluciones imaginativas, “con solidaridad”, “con mucha imaginación” y “con mucha rigurosidad”, para no excluir, por edad o por enfermedad, a asegurados “de toda la vida”.

En Vida, admitió la existencia de “controles exhaustivos” para que no se lancen en nuestro país productos sofisticados en los que la gestión de las inversiones no sea la adecuada. Algo que sí estaría sucediendo en otros países europeos. El objetivo es evitar "sorpresas desagradables" debido a la utilización de fórmulas "poco rigurosas" de gestión de las inversiones.

Tras la entrada en vigor de Solvencia II, la atención del supervisor se centra ahora en el análisis de la calidad de los datos y de las metodologías utilizadas para su cálculo; en el análisis de la capacidad de absorción de pérdidas en impuestos diferidos “porque la cuantía que puede alcanzar puede variar de forma ostensible la exigencia de capital” y en el comportamiento real de la mortalidad para ver si se ajusta realmente a las tablas que utilizan las compañías.

Finalmente, respecto a los retos de futuro, Yeni García adelantó que IFRS17, que se aplicará a partir de 2021, tendrá tanto impacto o más que Solvencia II. La nueva norma contable afectará de forma especial a compañías con un componente importante de negocio de seguros de Vida. “No hay que realizar modificaciones excesivamente sofisticadas en la contabilidad que añadan volatilidad y que hagan difícil o imposible determinar el reflejo fiel del patrimonio de las entidades”, advierte la coordinadora de Inspección de la DGSFP.