Tal y como informa la propia asociación de consumidores en su web, “aumentan las reclamaciones por seguros, y también, un 23%, las de planes de pensiones, aunque su número es menor y es menos representativo”. Destacó que Multirriesgo, Enfermedad, Vida y Autos son, por este orden, los que más reclamaciones generan.

“No podemos cumplir los plazos que nos establece la ley, cuatro meses, para poder emitir resoluciones. Es una cuestión exclusiva de medios, y es mal momento para pedir más medios”, reconoció. “Aun así, hay una nueva ley que permitirá un mayor acceso de los ciudadanos a las reclamaciones en este ámbito, homogeneizando criterios y dando más transparencia, lo que nos dará fuerza moral para pedir esos medios necesarios para garantizar la defensa del consumidor, prioridad absoluta para nosotros”, indicó.

MIRENCHU DEL VALLE: "PODEMOS AYUDAR AL PATRIMONIO Y LA RIQUEZA DE LOS HOGARES"

Por su parte, Mirenchu del Valle, secretaria general de UNESPA, apuntó que el perfil de los clientes y consumidores que contratan seguros y productos financieros y de ahorro vinculados con su actividad es mayoritariamente conservador. “Un tercio de nuestros consumidores es de un perfil más arriesgado, pero los dos tercios restantes son más bien conservadores, y el porcentaje seguro que sería mayor ahora, en estos tiempos de crisis”.

Cifró en un 14% el volumen de inversiones vinculadas a seguros y planes de pensiones sobre el total del ahorro, “frente al 36% de media en Europa”, un porcentaje que tiene margen de mejora.

“Tenemos unas reglas de seguridad muy estrictas, y tenemos un gran margen de solvencia, lo que nos indica que somos un sector hipercapitalizado. Podemos complementar las opciones de ahorro para los consumidores, y podemos complementar las pensiones públicas y ayudar al patrimonio y la riqueza de los hogares”, destacó.

En la clausura de la jornada, el presidente de Adicae, Manuel Pardos, incidió en la necesidad de nuevas legislaciones que defiendan a los usuarios tanto en la comercialización de productos de ahorro como en créditos y, sobre todo, en la creación de un nuevo modelo de consumidor responsable y consciente. Para ello, defendió que es necesaria formación e información, acciones específicas para guiar al ciudadano en su relación con las entidades bancarias.