La sociedad intervenida tiene una deuda con Capio, su anterior propietario, según la empresa hospitalaria. Este vendió a CORPORACIÓN DIRECTA, ligada a la Fundación Jiménez Díaz, a su equipo gestor hace tres años y desde entonces tiene pendiente el cobro de este importe.  El último informe de auditoría de la aseguradora, de 2010, llama la atención "respecto al informe emitido por la DGSFP que pone de manifiesto una demanda judicial contra la aseguradora por parte de otra compañía que reclama 4,76 millones de euros". El informe añade que la aseguradora no ha realizado ninguna dotación por este conflicto.

La entidad intervenida contaba a finales del año pasado con un patrimonio de 3,89 millones y un déficit de provisiones de 248.956, según datos de la DGSFP.

Esta redacción se ha puesto en contacto con fuentes del órgano regulador sin que, hasta el momento de publicación de esta información, hayan desmentido ni confirmado lo publicado por el diario 'Expansión'

COMPARTIR